El 73% de las empresas multadas por el Estado no cumplió la sanción

El 73% de las empresas multadas por el Estado no cumplió la sanción

Datos del Ministerio de Trabajo de Nación indican que 42 mil empleadores fueron sancionados por no realizar aportes de sus trabajadores, pero sólo el 27% se puso al día.

En el último año y medio, el 7% de las empresas formales de Argentina fueron sancionadas por contratar empleados en forma precaria, sin pagarles obra social ni aportes previsionales. El Programa de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo de la Universidad Nacional de San Martín relevó la información presente en el Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales (Repsal) y contabilizó 58 mil infracciones cometidas por 42 dueños de compañías, de los cuales un 73% no pagó la multa ni regularizó la situación de sus trabajadores. El trabajo precario es un problema que aqueja a nuestro país desde hace muchos años pero acaba de alcanzar su nivel más elevado para un primer trimestre desde el año 2011: existen actualmente 4 millones de empleados no registrados. Las maniobras de negreo son usadas por todos los tipos de empresas, ya sean pequeñas, medianas o grandes, aunque según el Repsal las pymes son donde se concentra más esta estrategia. En total hay 185 firmas que poseen más de 100 trabajadores cada una que no cumplieron con las sanciones, y algunas de ellas son OCA, Quilmes y Supermercado Vital. De las grandes empresas que eludieron las leyes, es decir las que tienen más de 1.000 empleados, puede citarse a Puma, La Serenísima, Nueva Chevallier y Mostaza. Más atrás, con alrededor de 400 trabajadores, figuran Universal Assitance, Liderar Seguros y El Cóndor. La única dependencia estatal que fue detectada infringiendo la normativa fue Correo Argentino, bajo dominio de la familia Macri, aunque pagó la multa y regularizó la situación de algunos de sus empleados. “Esta situación constituye una restricción objetiva para iniciar un proceso sistemático de reducción de la informalidad, porque no hay posibilidad de que esto ocurra si existe una sensación extendida entre los empleadores de impunidad para evadir las normas laborales”, considera el informe de los investigadores del Cetyd.