Las cuotas de los créditos hipotecarios ya cuestan más que un alquiler

 Las cuotas de los créditos hipotecarios ya cuestan más que un alquiler

La fuerte subida del dólar, el aumento de las tasas y la estancación de los alquileres son las razones que hacen más barato alquilar que pagar un crédito para vivienda propia.

En el año 2016 se presentaron diferentes líneas de créditos hipotecarios tratando de convencer a la ciudadanía de que el precio de las cuotas era similares al de un alquiler promedio, sin embargo las malas políticas económicas nacionales han cambiado ese panorama. Se modificaron los requisitos para acceder a un préstamo y se duplicaron las tasas de financiación. Por ejemplo, para pedir un crédito UVA de un millón de pesos a pagar en 20 años, se debe tener un ingreso mensual de $25.284, cuando un año atrás se exigían $6.000 menos de salario, en tanto que la tasa de interés de los bancos pasó, en promedio, de 3,5% a 9%. El precio de los UVA se actualiza constantemente según la inflación, por eso las personas que ya lo sacaron han sufrido un gran aumento en el valor de las cuotas que supera ampliamente el costo de un alquiler. "Hoy la cuota de un crédito hipotecario para un dos ambientes es en promedio de $14.000, cuando se puede conseguir por menos de $10.000 un alquiler de un departamento de características similares, la relación cambió mucho en el último año", ejemplificó Jorge Toselli, presidente de JT Inmobiliaria, en una nota para el diario Ámbito Financiero. La coyuntura del país también ha provocado un descenso en las actividades de compra y venta de propiedades, principalmente en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. Según datos privados, en enero se registraron un total de 48% de operaciones mediante créditos y hoy esa cifra bajó a un 28%. “Si el mercado sigue así, van a tener que bajar los precios de las propiedades”, consideró Toselli, y agregó que “la devaluación sacó de la cancha a quienes tenían planeado comprar con créditos hipotecarios y no tenían mucho margen de ahorro, ya que los precios en pesos aumentaron considerablemente". En conclusión, hoy la gente prefiere alquilar porque es más barato en comparación, y no arriesgarse a sacar un crédito hipotecario por el cual no sabe cuánto va a terminar pagando.