INVAP lucha con el Gobierno Nacional para que no le quiten contratos

INVAP lucha con el Gobierno Nacional para que no le quiten contratos

La reconocida empresa estatal de Río Negro posee contratos con el Estado argentino por 300 millones de dólares y está tratando de que no se incluyan en el recorte macrista.

INVAP Sociedad del Estado es una empresa que se dedica al diseño y construcción de sistemas tecnológicos complejos que tiene como misión el desarrollo de tecnología de avanzada en diferentes campos de la industria, la ciencia y la investigación aplicada. Fue creada en la década del ´70 a partir de un convenio firmado entre la provincia de Río Negro y la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina (CNEA), y su sede central se ubica en la ciudad de San Carlos de Bariloche. El paquete accionario corresponde al Estado rionegrino, o sea que es propiedad de este, aunque comparte el Directorio con la CNEA. Actualmente, el INVAP tiene contratos por un total de 800 millones de dólares: 500 millones son con proveedores internacionales y 300 con distintas dependencias del Estado nacional, según informó el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck. El mandatario detalló que “Holanda por un reactor nuclear, Brasil por el diseño de un reactor de investigación y Bolivia con dos centros médicos” son los proyectos actuales para el exterior sobre los que está trabajando la compañía. Respecto a la posibilidad de que el Gobierno Nacional desfinancie a la firma rionegrina, Weretilneck aclaró que se está “en plena negociación con los distintos organismos estatales para ver cuáles de esos 300 millones en contratos van a continuar y cuáles no van a ser priorizados”. “Estamos en un proceso de adaptación de la empresa a la situación actual, el Estado argentino tiene déficit, por lo tanto hay un reacomodamiento en todas las partidas del Presupuesto nacional. Nosotros aspiramos a que INVAP no esté incluida en ninguna reducción del déficit nacional y que los contratos que hoy tenemos con los distintos organismos se mantengan por los siguientes cuatro años”, admitió el gobernador. INVAP emplea a 1.300 personas, de las cuales muchas son profesionales altamente capacitados y con vasta experiencia en su área. A lo largo de su historia ha logrado abrir nuevos mercados para Argentina y es reconocida a nivel internacional como exportadora de instalaciones nucleares, equipos y sistemas de control; además es la única empresa argentina calificada por la NASA en cuanto a tecnología espacial. Según reveló Weretilneck, al día de hoy el contrato “más importante” que tiene es para la construcción de un reactor experimental en Ezeiza. “Después hay distintos contratos que en algunos casos tienen que ver con radarización, otros con el G-20, con programas que tiene el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea. Estamos terminando un contrato también muy importante que fue la refuncionalización de la central de Embalse”, completó. Se puede llegar a recortar fondos si hace falta, pero nunca en áreas de ciencia y tecnología, máxime teniendo en cuenta que el INVAP tuvo ventas por $3.260 millones en su último ejercicio de los cuales, en el pasado reciente, un 80% se debieron a contratos con el Estado nacional y tiene en carpeta concretar convenios internacionales por 1.000 millones de dólares. La situación de que el Gobierno Nacional esté dudando en si seguir invirtiendo en desarrollo tecnológico en la que es, quizás, la mejor empresa estatal da cuenta de las prioridades de este modelo de gestión que comanda Mauricio Macri que pondera la dependencia extranjera por sobre el progreso argentino.