Macri dio una conferencia de prensa después de la crisis cambiaria

Macri dio una conferencia de prensa después de la crisis cambiaria

Le preguntaron sobre los aportantes truchos y los despidos en Télam pero esquivó las preguntas y no hizo autocrítica.

El Presidente Mauricio Macri brindó su primera conferencia de prensa luego de la corrida cambiaria, el caso de los aportantes truchos que están siendo investigados por la Justicia y los 357 trabajadores despedidos de Télam. Asimismo, el mandatario dio respuestas esquivas con muy poco contenido y siguió echando culpas al pasado y prometiendo un futuro de crecimiento. “Siempre hemos presentado los papeles, rindiendo los gastos y seguiremos aportando a la Justicia y haciendo una auditoría", declaró Macri, en una clara copia a lo dicho por María Eugenia Vidal de que van a pedir una auditoría interna. “Tengamos paciencia para saber lo que pasó”, pidió, y deseó que se apruebe una nueva ley de financiamiento con la cual “todo se bancarice”, en relación a los fondos que reciban los partidos políticos para financiar sus campañas. Negó que Argentina esté atravesando una crisis sino que definió a la situación actual como una “tormenta” y confía “en el futuro que tenemos por delante” para el cual “estamos haciendo el esfuerzo correcto”, pero inmediatamente se contradijo porque aseguró que “el crecimiento va a disminuir” en lo que resta del año. Asimismo, prometió que se “va a retomar el crecimiento el año que viene y se va a volver a generar empleo”. Acto seguido, reconoció que “tenemos casi un tercio de los argentinos en la pobreza”. Respecto a la inflación se limitó a decir que no fue “tan fácil como pensamos en el inicio” y le echó la culpa al cepo cambiario, a las tarifas y a factores internacionales. Aseguró que el “plan que tenemos con el Fondo” es para “que haya más inversiones, más trabajo” y se pueda bajar la inflación. Por último, se desligo de responsabilidades en cuanto a los despedidos de la agencia de noticias estatal Télam y dio una especie de pésame: “Soy el primero en lamentar que un argentino pierda el trabajo”. “Desde el primer día pretendimos modernizar el Estado, que cada lugar funcione como debiera ser”, expresó, y acusó a los empleados de Télam de no dar “un servicio eficiente a los argentinos y por eso es lo que están haciendo”, justificó.