Marino dijo que los despedidos de Télam “eran todos punteros políticos”

Marino dijo que los despedidos de Télam “eran todos punteros políticos”

El senador radical defendió los despidos injustificados que realizó su compañero de partido, Hernán Lombardi.

Juan Carlos Marino acusó gravemente a los trabajadores despedidos de Télam de ser “punteros políticos”, razón por la cual, según dio a entender, se justifica que se hayan quedado sin trabajo. El legislador fue entrevistado en el noticiero de la CPETV y cuando lo consultaron sobre el conflicto en la agencia de noticias estatal (cuyos trabajadores han sido reincorporados por orden judicial), expresó que “la mayoría de los que despidieron en Buenos Aires eran todos punteros políticos”. O sea, además de que no presentó ninguna prueba o documento que avale su afirmación, Marino dice que está bien despedir a alguien por su militancia política (en caso de que hubiera casos así). Está a favor de la persecución ideológica entonces el radical. Acto seguido, manifestó que “esto no es ir en contra del periodismo, de la libertad de prensa, de expresión, no, estos eran todos punteros políticos. Doy fe porque en el Senado me ha pasado infinidad de veces, vos veías que no eran trabajadores de Télam, eran punteros políticos que te preguntaban todo lo que te podían preguntar para hacerte pisar el palo”. Entonces, Marino se contradice porque asegura que los despidos no cercenan la libertad de expresión pero al mismo tiempo justifica que hayan echado 354 personas por su supuesta actividad política. Por otro lado, también se queja de que los periodistas le hacían muchas preguntas en el Senado “para hacerle pisar el palo” pero el legislador debería saber que el trabajo de un periodista es hacer preguntas, entre otras funciones, ya que así se hace uso de la libertad de prensa. Marino, de 54 años, ocupa puestos políticos desde que tiene 28 años: primero fue concejal en Miguel Riglos, su pueblo natal, luego intendente por dos períodos y en el 2003 ingresó al Senado, donde se mantiene hasta el día de hoy. Viendo este recorrido, uno puede suponer que no es la persona más apropiada para defenestrar la militancia política de los demás.