Corre riesgo la vida de los niños atrapados en una cueva de Tailandia

Corre riesgo la vida de los niños atrapados en una cueva de Tailandia

Comenzó la temporada de lluvias y las tareas de rescate se dificultan. Las autoridades están evaluando si conviene sacarlos buceando o trepando.

Doce niños y su profesor, pertenecientes a un equipo de fútbol, quedaron encerrados en la cueva Tham Luang, ubicada al norte de Tailandia, el pasado 23 de junio cuando se metieron allí y luego no pudieron salir porque el agua había tapado la entrada. Dos buzos británicos los localizaron ayer martes y comprobaron que estaban todo sanos y salvos, pero con hambre ya que no se alimentan hace 10 días y beben agua de las estalactitas. En estos momentos, las autoridades están evaluando la manera más segura de sacarlos de allí aunque reconocieron que las tareas podrían demandar meses porque acaba de empezar la temporada de lluvias que suele durar hasta octubre. Por esa razón, consideran más pertinente encontrar el modo de suministrarles comida y medicamentos para que puedan recuperar fuerzas y salir por sus propios medios. La opción que más analizan los expertos es la de que los jóvenes, de entre 11 y 16 años, y su profesor, de 25 años, salgan de la cueva trepando por sí mismos, una vez que logren bombear toda el agua que está en la entrada, proceso que se complejizó aún más con la llegada del monzón. Se está en proceso de ubicar pozos o chimeneas naturales en la montaña por donde poder evacuar a las víctimas. La otra vía de rescate pensada era que los niños y el adulto salieran del encierro mediante el buceo pero no es una idea prioritaria ya que el submarinismo en cuevas y ambientes tan estrechos no es recomendable para principiantes. De hecho, los dos rescatistas británicos que los encontraron tardaron casi seis horas en recorrer sólo 1,5 kilómetros para hallar el lugar exacto donde estaban.