La competencia de las contradicciones

La competencia de las contradicciones

Las declaraciones de Mauricio Macri de cuando todavía no era presidente y aseguraba que la inflación era una “estafa” del Ejecutivo nacional

Un radicalismo que se unió por Cambiemos y que hoy se separa también por Cambiemos. Una CGT que llamó a votar al macrismo y ahora critica sus políticas. Un presidente que antes decía que la inflación era una herramienta del gobierno para estafar a la gente y ahora no sabe cómo pararla. El paro general de hoy lunes, que fue convocado por la CGT, las dos CTA y distintas organizaciones sociales, tuvo un elevado nivel de acatamiento y dejó mucha tela para cortar en este país nuestro de cada día donde todo es posible. En principio, se generó una nueva grieta pero esta vez fue al interior de la UCR, uno de los partidos que conforman la alianza Cambiemos. Hace algunos años se unieron con el macrismo para poder vencer al kirchnerismo y hoy, una parte de ellos, difundieron un documento en el cual adhieren al paro, afirman que existe una “realidad social y laboral preocupante” y exigen un cambio en el rumbo económico. Por otro lado, los líderes de la CGT brindaron una conferencia donde reclamaron al Gobierno Nacional que muestre “voluntad de cambio” porque “el hambre no espera”. Estos tipos jugaron a favor del actual oficialismo en la campaña del 2015, incluso la mayoría de ellos votó a Cambiemos, y hoy en día resulta que están supuestamente asustados por que se repiten políticas del menemismo. Habría que haberlo analizado antes muchachos. Como frutilla del postre de esta Argentina del revés, están las declaraciones de Mauricio Macri de cuando todavía no era presidente y aseguraba que la inflación era una “estafa” del Ejecutivo nacional “a la gente”. Bueno, desde que él asumió la inflación no ha parado de crecer, por lo tanto se podría decir que es un gran estafador…y eso sin nombrar sus causas judiciales y sus offshore. Más allá de estas contradicciones de nuestros dirigentes políticos y gremiales, la realidad es la única que no confunde y, entre tantos datos que aporta, está el de los salarios que, desde que Macri llegó a la Casa Rosada, han perdido un 6,5% de poder adquisitivo en promedio. Los más perjudicados fueron los empleados estatales y los docentes, que vieron disminuida su capacidad de compra en un 21,3% y 18,1%, respectivamente, según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda.