La mentira tiene patas cortas

La mentira tiene patas cortas

Un nuevo documento revela que Macri sabía todo lo relacionado con el caso de la deuda del Correo Argentino para con el Estado. El escrito echa por tierra la defensa que intentó la titular de la Oficina Anticorrupción para salvaguardar a la familia presidencial.

El Gobierno Nacional y el Correo Argentino S.A., que está bajo concesión de la familia Macri, habían llegado a un acuerdo que perjudicaba al Estado nacional en $70.000 millones, pero un documento firmado por el ex Ministro de Comunicación, Oscar Aguad, y que consta en el expediente de la causa desarticula los argumentos de Laura Alonso, quien había dicho que Macri no tenía nada que ver. Según Alonso, el Presidente no violó la Ley de Ética Pública debido a que en las actuaciones “no surge intervención alguna del Señor Presidente de la Nación, ni en la aceptación de la propuesta de pago efectuada por CORREO ARGENTINO SA, ni en ningún otro asunto vinculado a dicho concurso de acreedores”. El documento encontrado, que fue presentado ante la Cámara Comercial el 20 de febrero de 2017, deja en claro que Macri no cumplió el deber de abstención en este caso, sino todo lo contrario. El párrafo que contradice a Alonso e implica a Macri dice: “Siguiendo expresas instrucciones del Presidente de la Nación, retracta la aceptación efectuada por el representante del Estado Nacional a la propuesta concordataria realizada por la concursada - Correo Argentino SA -en la audiencia de fecha 28 de junio del año 2016. Sin perjuicio de no compartir ni los fundamentos ni el espíritu ni las conclusiones del dictamen de la Sra. Fiscal que intervino en esta causa”. La primera línea ya señala que el Presidente estaba al tanto de todo el proceso y lo controlaba a su gusto. Encima, el escrito fue presentado a los pocos días de que Macri hablara públicamente del tema y dijera que había ordenado volver todo a “foja cero”, desmintiendo así el reciente dictamen de la titular de la Oficina Anticorrupción. Además, existen más contradicciones entre los funcionarios nacionales que dan a entender que Macri sabía de la maniobra. Aguad en un principio dijo que Macri no sabía nada del asunto, pero luego reconoció que le había comentado el tema al jefe de Gabinete Marcos Peña, y este tuvo que reconocerlo públicamente. La fiscala Gabriela Boquin fue quien rechazó el arreglo entre la familia Macri, que controla el Correo Argentino, y el Gobierno Nacional que implicaba el perdón de una deuda que ascendía a más de $70.000 millones. En el documento firmado por Aguad se deja asentado que no comparten la posición de Boquin y afirman que todo el proceso fue lícito, entonces ¿por qué el presidente se retractó y dijo volver a “foja cero”? La justificación de Laura Alonso para defender a su jefe político se basa en invertir la carga de la prueba y criticar a la fiscal denunciante, y para eso demoró casi un año y medio. Por último, el escrito del ex ministro también incluye sus argumentos de defensa y los de Juan Manuel Mocoroa, el funcionario que cumplió las directivas de aceptar la oferta de los Macri. Sin embargo, no hay ni una línea de descargo del propio presidente. Aguad, en su defensa, afirmó que “resultaba necesario tomar medidas urgentes”, que todo se hizo en un “marco de garantía y transparencia” y planteó que incluso las sindicaturas que debían controlar el proceso estuvieron de acuerdo. El problema no es sólo que Aguad dejó en evidencia con este nuevo documento que Macri intervino en el expediente, sino que una de esas sindicaturas que nombra está a cargo de Julio César Rivera, histórico abogado de los Macri que fue incluido en la lista de conjueces para la Corte Suprema y en la comisión para la reforma del Código Civil y Comercial por el propio mandatario.