Dura crítica del Papa Francisco al Gobierno de Macri

Dura crítica del Papa Francisco al Gobierno de Macri

El Sumo Pontífice insinuó que el Gobierno Nacional tendría un carácter dictatorial. Describió situaciones muy parecidas a las que vive Argentina en materia comunicacional.

El Papa Francisco dedicó parte de su última homilía para asegurar que “si se quieren destruir a las instituciones o personas, se comienza a calumniar, se usa la seducción que el escándalo tiene en la comunicación. Justamente de esta comunicación calumniosa”. Francisco comparó la historia bíblica de Nabot con el adulteramiento de la comunicación que hacen los gobiernos dictatoriales. “También hoy, en muchos países, se usa este método: destruir la libre comunicación”, afirmó, según publicó Vatican News (servicio informativo de la Secretaría para la Comunicación del Vaticano). “Por ejemplo pensemos: existe una ley de los medios, de comunicación, se cancela esa ley; se entrega todo el aparato comunicativo a una empresa, a una sociedad que calumnia, que dice falsedades, debilita la vida democrática. Luego vienen los jueces a juzgar a esta institución debilitada, estas personas destruidas, condenadas, y así va adelante una dictadura. Las dictaduras, todas, han comenzado así, con adulterar la comunicación, para poner a la comunicación en las manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”, explicó el Papa. Es inevitable aplicar este fragmento de su discurso a la realidad argentina, donde la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fue casi desmantelada por dos decretos de Macri que favorecieron al Grupo Clarín. En ese sentido, el Sumo Pontífice sostuvo que la misma estrategia malvada se usa para la “vida cotidiana” en pos de “difamar, calumniar y decir escándalos” contra una persona. “Comunicar escándalos es un hecho que tiene una seducción enorme. Y así la comunicación crece, y esa persona, esa institución, aquel país termina en la ruina. No se juzgan al final a las personas. Se juzgan las ruinas de las personas o de las instituciones, porque no pueden defenderse”, aclaró. Así, la máxima autoridad eclesiástica comparó el estado de situación por él descripta con la calumnia comunicacional sufrida por los judíos durante el nazismo que ayudaba a legitimar su persecución y posterior asesinato. “Es un horror, pero un horror que sucede hoy: en las pequeñas sociedades, en las personas y en tantos países. El primer paso es apropiarse de la comunicación, y después la destrucción, el juicio, y la muerte”, concluyó el Papa su discurso en algo que algunos medios argentinos interpretaron como una denuncia hacia el Gobierno argentino.