Cambiemos mantiene 13 hospitales sin funcionamiento

Cambiemos mantiene 13 hospitales sin funcionamiento

La mayoría de los edificios mostraban un avance del 85% en su construcción y están ubicados en distintos puntos del país, incluida La Pampa, para satisfacer demandas propias de cada región. Ya tendrían que estar terminados y funcionando pero el cambio de gobierno los paralizó.

El hospital de Alta Complejidad de Santa Rosa se empezó a construir enmarcado en el Plan Nacional de Medicina Nuclear-Nucleovida y lleva invertidos $400 millones pero no se puede usar todavía. "La obra edilicia se hizo, el equipamiento está, pero no se avanzó más. No está instalado. Ni tampoco está designado el personal", informó el ministro de Salud de La Pampa, Mario Kohan. El Hospital Interzonal de Niños “Eva Perón” de Catamarca empezó a ser ampliado y remodelado. Cuando Macri asumió el poder, a fines de 2015, los trabajos tenían un 95% de terminación pero ahí se frenaron. El presidente le prometió a los catamarqueños, en dos ocasiones, que lo iba a finalizar aunque todavía nada cambió. Hay dos hospitales nuevos en la provincia de Entre Ríos que ya deberían estar funcionando pero el macrismo los paró cuando llevaban un 82% de avance en su construcción. La gobernación entrerriana reclamó al PAMI (responsable de las obras) y como no obtuvo respuesta, están analizando la posibilidad de terminar uno de ellos con dinero provincial. Para el Centro de Medicina Nuclear de Formosa se usaron $528 millones hace casi tres años y aunque el nosocomio ya cuenta con todo el equipamiento, la obra no está terminada. Algo similar ocurrió con el hospital de Santiago del Estero para el cual se invirtieron $300 millones en el 2015. Otro caso parecido ocurrió con el Centro de Medicina Nuclear de Río Gallegos que está finalizado hace casi dos años y medio pero todavía no se inauguró, a pesar de que demandó una inversión de $328 millones. En marzo, la provincia de Santa Cruz informó que se haría cargo de poner a funcionar el edificio, que debería estar prestando servicios desde el 2016. La provincia de Buenos Aires tampoco está exenta de este abandono estatal a la salud. Diversos hospitales bonaerenses están listos para atender pacientes hace por lo menos dos años pero siguen cerrados. Y no habría que hacerse muchas esperanzas de que empiecen a funcionar; la Gobernadora María Eugenia Vidal fue clara y contundente cuando, antes de las elecciones legislativas de 2017, declaró: "No voy a abrir hospitales nuevos ni cortar cintas, porque eso es una estafa a la gente. La salud no es un edificio. Construir un edificio es la parte más fácil. Lo que vale la pena es poner equipamiento de última generación, que haya insumos, enfermeras y médicos. O seguridad. Y tecnología para que la gente sepa cuánto hay que esperar en una guardia".