Paro docente por casos de desnutrición en alumnos

Paro docente por casos de desnutrición en alumnos

Maestras de la escuela Nº 10 del barrio Zavaleta en Capital Federal contaron que algunos de sus alumnos presentan “dolores de cabeza y de panza” o “se duermen” en clase debido a “el hambre” que padecen.

Los casos se conocieron a partir de unos certificados que llegaron al establecimiento escolar y al comedor social de la Villa Zavaleta que fueron firmados por médicos de un Centro de Salud y Acción Comunitaria (CESAC) que depende del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Los síntomas descriptos, que llevan la firma de la profesional Nancy Melina Verón, son “bajo peso” y “parásitos”, al tiempo que se solicita una ración de comida extra para poder paliar la situación. En estos centros evitan informar el diagnóstico de salud de los menores y sólo se limitan a detallar el remedio necesario. "En los CESAC no quieren entregar los certificados porque saben que exponen al Gobierno porteño y no quieren meterse en un problema", denunciaron los docentes. Por si fuera poco, los reclamos contra las viandas que reparte la administración de Horacio Rodríguez Larreta son constantes porque llegan con comida podrida, raciones pequeñas y hasta gusanos. Encima, el Ejecutivo porteño decidió eliminar los panes de los menús que reparten por distintos establecimientos de la Capital porque aseguran que hay “obesidad infantil”. Debido a esta crítica situación, los maestros de las escuelas de la ciudad determinaron un paro de 24 horas para el próximo jueves. El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, aseguró que quieren “a los chicos con la panza llena y salarios dignos para los docentes”. “Las escuelas se transformaron en comedores, en varios barrios de la Capital los pibes pasan hambre en el colegio, estamos viviendo una crisis. La última vez que hubo casos de desnutrición en la Ciudad fue en el 2001”, afirmó el gremialista. “Hay pibes con desnutrición y al jefe de gobierno se le ocurre sacar los panes del menú escolar, están realizando un ajuste descomunal”, sentenció López.