“Todo periodismo es militante”

“Todo periodismo es militante”“Todo periodismo es militante”“Todo periodismo es militante”

Cynthia García, comunicadora y ex panelista del programa “6,7,8”, estuvo en Santa Rosa y brindó una charla titulada “La comunicación popular y los caminos de la emancipación en tiempos neoliberales”.

La jornada se desarrolló en el salón del Concejo Deliberante de la Municipalidad local y fue organizada por el Centro Pampeano de Estudios Sociales y Políticos. La periodista contó que el proyecto “La García” nace a partir de las limitaciones para comunicar por fuera del poder mediático hegemónico. “Nunca nos íbamos a imaginar que las redes sociales iban a ser las herramientas de la resistencia y en este momento las estamos utilizando para ejercer la comunicación popular y romper el cerco mediático”, explicó. Plan Cóndor Aseveró que “la gran característica que tiene este tiempo es que esta derecha que nos gobierna hoy no había tomado el poder por las urnas nunca en la historia argentina y tenemos el triste mérito de haberle dado a la región el mal ejemplo de una derecha que gobierna a través del voto popular”. En el mismo sentido, García afirmó que estamos en presencia de un tercer plan Cóndor “que tiene alas mediáticas y esos grupos económicos juegan el rol del brazo articulador mediático de una derecha económica y política”. Manifestó que no se puede “ir a buscar verdad en esos medios y no digo que no leas Clarín, pero tenés que saber que si lees Clarín estás leyendo el brazo mediático de la derecha argentina y creer que lo que esos medios dicen está dirigido a representar a nuestras clases trabajadoras para achicar las brechas de desigualdad es claramente un cuento de niños”. Voto pobre Por otro lado, hizo una especie de crítica a su profesión y dijo que “los comunicadores del campo nacional y popular hemos subestimado muchas cosas. Creíamos que Macri nunca iba a ganar una elección nacional, por ejemplo, creíamos que no iba a pasar, que la clase trabajadora no iba a votar a sus propios depredadores, ¿cómo es posible que un pobre vote a Macri? Y pasó”. También planteó que la instauración del proyecto político de Cambiemos “no cierra sin un cerco mediático y sin represión”, por lo cual se necesita “mucha creatividad, mucho análisis y mucho poner el cuerpo para romper esos círculos concéntricos de audiencias cautivas”. “A la gente le puede ir mal, puede estar sufriendo el ajuste pero no llega a visualizarlo del todo, eso no tiene una traducción directa en su voto” y consideró que uno de los elementos que posibilita esto es “la penetración del discurso y construcción de sentido de los grandes medios de comunicación”. Periodismo militante La comunicadora expresó que estamos en el “momento de mayor concentración mediática en la historia de Argentina y América Latina”, en el cual los medios “además están sesgados de revancha y de odio”. En ese sentido, agregó que “el periodismo será militante o no será nada, porque todos estamos apostados por un interés y todos convivimos con la contradicción de esos intereses”. Aseguró que “el periodismo liberal también es militante” porque “son un montón, tienen los recursos y son los autores de la posverdad”, y opinó que el kirchnerismo logró disputarle poder al neoliberalismo pero dentro de su propio marco neoliberal y por eso resulta tan complicada y asimétrica la lucha. “El diario Clarín nace como un proyecto militante de Noble para fortalecer el desarrollismo de Frondizi, La Nación nace como un proyecto para representar mediáticamente a las clases oligárquicas argentinas. Todo es periodismo militante, lo que pasa que el neoliberalismo borra la historia y hace creer que la grieta empezó hoy”, sentenció. Feminismo La última parte de la charla estuvo orientada al papel de las mujeres en la lucha contra el neoliberalismo y García consideró que dentro de los movimientos feministas “se está dando una verdadera discusión contra el neoliberalismo”. “En los colectivos de mujeres se le está disputando terreno al neoliberalismo porque allí se visibiliza la cuestión patriarcal como una cuestión de poder y hay una verdadera discusión contra las matrices y contra la dominación de la cultura del patriarcado”. “No hay que tenerle miedo a decir soy feminista, hay que decirlo, porque si uno dice soy feminista está diciendo: estoy discutiendo el neoliberalismo también”, finalizó.
Rutas cortadas: el Gobierno Provincial cumple, Nación NO
Urtubey, duro con Cristina:
“Que Altolaguirre haga todas las denuncias que quiera”