Cerdos amigos

Cerdos amigos

El presidente de la Asociación Argentina de Producción Porcina, Juan Uselli, aseguró que la medida tomada por el Gobierno Nacional de permitir el ingreso de carne de cerdo de Estados Unidos a la Argentina obedece a la intención del presidente Macri de “mostrarse como amigo” del gobierno norteamericano en América Latina y alertó sobre los grandes riesgos que acarrea para la producción nacional.

“Lo que pasó es una entrega triste del mercado”, definió Uselli, quien aclaró que no se trató de un canje como presentó el Gobierno Nacional. “El canje apareció luego de que Estados Unidos informara que estaba vendiendo carne de cerdo en la Argentina”, indicó. La determinación supone riesgos importantes para 37.000 argentinos que trabajan en el sector porque “no se exigen condiciones mínimas de seguridad”. En este sentido, especificó que en EE.UU. existe una enfermedad que afecta a los cerdos y está erradicada en el país. Y pese a que no hay riesgos para los humanos sí puede trasladarse a los criaderos argentinos, con las consecuencias que acarrearía. Por otro lado, Ùselli habló de un fomento “a la competencia desleal, porque los productos llegan congelados y los ‘vivos’ de acá la descongelan y la venden como fresca”, remarcó, algo que entendió como resultado de que “al ministro de la Producción del país le importa poco la industria nacional”. “El Estado Nacional nos pide ser competitivos, pero en estas condiciones es imposible”, remarcó y mostró su desconfianza porque “aun cuando este Gobierno tomó decisiones y después volvió, ahora hay un trasfondo político que es la intención de ubicar a la Argentina como amiga de Estados Unidos en América. Entonces los cerdos importan poco. El tema es que si tenemos 45 millones de personas en la Argentina y sólo nos interesa la importación de soja y trigo sobramos 20”. En La Pampa, la medida significa otro golpe a la producción: la anunciada reapertura del Frigorífico de Bernasconi tiene como uno de sus objetivos la elaboración de carne porcina y sus derivados, como explicó el ministro de Producción, Ricardo Moralejo, en la presentación del contrato.