La brecha se alarga

La brecha se alarga

El Centro de Estudios de la Ciudad, dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, realizó un trabajo para medir la desigualdad social y la inequidad en la distribución del ingreso y concluyó que Argentina retrocedió a los niveles que poseía en el 2010.

Utilizaron el Coeficiente de Gini, una herramientas estadística muy común para medir estos valores, que posee una escala de 0 a 1 (0 representa la igualdad perfecta y 1 la desigualdad absoluta). El trabajo detalla que entre 2003 y 2015 se había logrado bajar la desigualdad de 0,53 a 0,41, y agrega que “excepto en 2014 –y algunos trimestres puntuales en años anteriores-, el Gini evidenció sistemáticamente tasas de variación inter-anual negativas entre el tercer trimestre de 2004 y el segundo de 2015”. En el segundo y tercer trimestre del 2016 este indicador aumentó y se posicionó en 0,44. En el cuarto trimestre del mismo año logró una pequeña reducción de un punto y quedó en 0,43 pero, de todos modos, significaba el nivel más bajo desde fines del 2010. Agustín Mario, autor del estudio e investigador de la Universidad de Moreno, explicó que “aumentó el ingreso real de los más ricos y, al mismo tiempo, cayó el de los más pobres” y añadió que “no hace falta algo tan drástico para agravar la desigualdad, pero esto es lo que se observa para este período”. Lo dicho por Mario es representado por estas cifras: en el tercer trimestre del 2003, el 10% más rico de la población tenía un ingreso medio 15 veces mayor al 10% más pobre, y para el 2015 esa brecha se había reducido a menos de la mitad (7 veces). En cambio, los números pertenecientes al segundo trimestre del 2016 muestran una desigualdad de 8 puntos, que equivale a los mismos niveles del tercer trimestre del 2012. Por supuesto que los sectores más perjudicados por estos tipos de retroceso son el de los trabajadores y las clases más vulnerables de la sociedad. Los mismos a los que siempre los autores del ajuste le piden sacrificios y paciencia para esperar beneficios y un crecimiento que nunca les llega.
Anses compró deuda de amigos del Presidente