Las mañas de Cambiemos

Las mañas de Cambiemos

Lo ocurrido con el conteo de votos de las PASO no pasaba desde el año 1983 en nuestro país. El precandidato de Cambiemos, Esteban Bullrich, aventajaba a Cristina Fernández por 6 puntos y los funcionarios salieron a festejar en su bunker con un discurso similar al del 2015 pero sin confirmar la victoria.

Horas más tarde se supo que faltaban cargar los datos de los distritos donde la ex presidenta ganaba por amplía mayoría, lo que la llevó a ponerse a una décima de diferencia con Bullrich, y en ese momento pareciera que se paralizó el recuento. Misma estrategia se utilizó en la provincia de Santa Fe: el macrismo se adjudicó un triunfo cuando faltaban escrutar más de la mitad de las mesas, pero luego el precandidato kirchnerista Agustín Rossi emparejó la pelea y se detuvo el conteo en Rosario, la ciudad más populosa de la provincia. En Misiones, Cambiemos se había autoproclamado ganador y terminaron perdiendo por más de 12 puntos de diferencia. En la provincia de Buenos Aires y en Santa Fe todavía no se conocen los resultados oficiales definitivos. El bochorno electoral llevado adelante por el macrismo no es casualidad. Quiere hacer parecer como una victoria aplastante algo que, en realidad, no fue tan así. Las sospechas previas de una manipulación de los resultados parece tener cierto asidero, recordemos que el conteo final está en manos de la empresa INDRA, cuyo director fue empleado de la familia Macri por varios años. La transparencia democrática se vio manchada en estas PASO.
“Un vínculo político que nos fortalece para planificar el desarrollo y reclamar lo que es nuestro”