“Una tomada de pelo a todos los pampeanos”

“Una tomada de pelo a todos los pampeanos”

El Procurador General de Rentas, Hernán Pérez Araujo, salió al cruce de las declaraciones que el Ministro del Interior Rogelio Frigerio hizo el martes pasado endilgando una “cuestión política” a la oposición del Gobierno Provincial a la construcción de la represa Portezuelo del Viento en las condiciones que pretende Mendoza.

El abogado, uno de los representantes de La Pampa en cada reunión de COIRCO en la que se debatió el tema, explicó que Nación está obligada a financiar Portezuelo luego de un convenio firmado en 2007 por el entonces presidente Néstor Kirchner y el otrora gobernador Cobos y que el actual Gobierno Nacional tomó la determinación de incluirlo en el Presupuesto de este año. Sin embargo, hacer realidad ese deseo tal como se planteó hasta ahora supondría infringir la Ley General de Ambiente y el artículo 83 del Presupuesto Nacional. ¿Por qué? En el caso de la Ley porque aún no se realizó el Estudio de Impacto Ambiental que se exige para permitir o no una obra de esta magnitud; en el caso del Presupuesto porque cualquier iniciativa sobre un recurso hídrico interprovincial debe contar con la aprobación de todas las provincias involucradas. Pérez Araujo entendió que los dichos de Frigerio se inscriben en el marco de “una campaña política” pero igual pidió que se cuente “toda la verdad” en torno al tema. “Reducirlo a una cuestión política del Gobernador Verna es menospreciar el laburo de todos los pampeanos, porque la postura de la provincia es el fruto del trabajo en conjunto de mucha gente”. Para el Procurador, los mismos dichos de Frigerio en la entrevista radial con LU 100 desnudan la connivencia entre la Nación y Mendoza que ha denunciado largamente La Pampa. Pérez Araujo explicó que Portezuelo del Viento “es un proyecto multipropósito en el que la generación de energía hidroeléctrica recién aparece en el cuarto o quinto lugar” de la lista de supuestos beneficios. Y le cuestionó que “habla de consumo humano, uso de las poblaciones, riego, usos turísticos, sin especificar datos. De lo único que se detiene a especificar y nosotros entendemos en base a estudios erróneos es en la generación hidroeléctrica”. A partir de esta flaqueza de argumentos y los riesgos que implicaba para la provincia, La Pampa exigió desde el principio la realización de los pasos previstos en el COIRCO para garantizar los derechos de sus habitantes. Naturalmente, la presencia del otro lado del mostrador de Mendoza y la experiencia del Atuel –utilizándolo a voluntad, para llenar la represa Los Nihuiles tardaron 25 años, causando un daño ambiental irreparable en el Oeste - hizo que se extremaran las precauciones. “Pedimos requisitos indispensables”, repitió quien reveló además que en el mismo COIRCO le ofrecieron a Verna obras y la constitución del Comité de Cuenca del Desagüadero a cambio de la aprobación. Ocurrió en la reunión en la que el mandatario se levantó y se fue. “Frigerio dice que a Verna lo conoce hace 25 años… bueno, yo lo conozco hace menos, pero te digo que es incapaz de aceptar una negociación claudicando los derechos de La Pampa. Y no hay obra que pueda suplir los daños que Portezuelo puede hacerle al río Colorado”, contó. Seguramente a contramano de sus intereses, los dichos del Ministro, entonces, fortalecen la posición pampeana y debilitan la de Nación: al aceptar como necesario el estudio de impacto ambiental antes de dar una posición definitiva admite que la oposición de Verna no es “política”; al haber actuado en forma favorable a Mendoza, anunciando incluso el avance de la obra, desnudan su “cercanía” con los intereses cuyanos. “Si no pretenden incumplir la Ley, Portezuelo está lejos de ser llamado a licitación”, avisó Pérez Araujo, molesto por lo que consideró algo más que desinformación. “Ellos, que defienden tanto la institucionalidad, a nosotros no nos notifican de ninguna resolución, pero salen a decirlas por los medios” en época de elecciones, evaluó. La desconfianza pampeana sumó otro motivo en la última reunión del COIRCO: además de que no se consideran en las normas de manejo y llenado los usos que La Pampa prevee para el agua –y que figuran por escrito- la delegación accedió a un informe de impacto estudio ambiental en donde se dejaba claro que el agua que recibirían “las poblaciones aguas abajo iban a sufrir una merma en cantidad y calidad, pero el daño se atemperará por el acostumbramiento. Cuando lo tiramos arriba de la mesa nadie nos supo explicar nada”, contó. “No sé, seguro que el Ministro está ocupado en muchos otros temas, pero entonces que pague un asesor que le comente lo que dicen los expedientes antes de salir a hablar por los medios, porque esto es una tomada de pelo a todos los pampeanos”, cerró.