Con mensajes intimidatorios y amenazas obligan a jubilarse a directora

Con mensajes intimidatorios y amenazas obligan a jubilarse a directora

El instituto “Isauro Arancibia” se ubica en el sur de la Capital Federal y alberga a más de 300 jóvenes en situación de calle o extremadamente vulnerables. Su directora, Susana Reyes, acaba de ser intimada por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires para que se jubile de manera inmediata.

La metodología es la misma utilizada hace un mes atrás para expulsar a la máxima autoridad del colegio “Mariano Acosta”, Raquel Papalardo, quien había dirigido la institución por diez años, con la diferencia de que el caso de Reyes incluyó intentos de desalojos y mensajes intimidatorios firmados con la inscripción “Triple A” y la imagen de un Ford Falcon. “Me notificaron de una intimación para jubilarme. Tenía diez días hábiles para completar los formularios. Y en menos de 180 tengo que dejar de trabajar”, contó la docente de 60 años. Asimismo, lo que más preocupa a Reyes es que el establecimiento que funciona desde hace 17 años sea reconocido como escuela estatal por el Gobierno de la Ciudad. El “Isauro Arancibia” posee una guardería infantil, un curso de nivelación para menores de hasta 14 años, una primaria y secundaria para adultos y más de 15 talleres de formación profesional y artística. “En 2007 presentamos el proyecto de una primaria de jornada extendida con el acuerdo del Ministerio de Educación de la CABA, con la promesa de que pasado los cinco años, se firmaría la propuesta educativa. Ya pasamos diez y seguimos esperando”, explicó la directora. En el área educativa no es común que obliguen a jubilarse a los trabajadores, lo que da la pauta de que esta situación se trataría de una persecución política. Una más a las que ya nos viene acostumbrando el gobierno de Cambiemos cuando no está de acuerdo con algo.
El desafío del cambio en el uso del suelo
Una ilusión para prevenir accidentes
Ortellado: “La Cobertura Universal de Salud es una estafa”