Dime dónde hablas y te diré quién eres

Dime dónde hablas y te diré quién eres

Como había hecho el Jefe de Gabinete Marcos Peña días atrás, el Ministro Rogelio Frigerio dejó en claro el favoritismo del Gobierno Nacional hacia Mendoza en el conflicto por el río Atuel en recientes declaraciones públicas en Mendoza.

"Damos una señal clara de la voluntad del Poder Ejecutivo nacional de apoyar a la provincia en este caso", soltó, muy suelto de cuerpo el superministro de Macri, avalando así la indisimulable sospecha sobre la parcialidad del presidente y sus soldados. Esa sospecha, de hecho, llevó al Gobierno pampeano a recusar al presidente como autoridad “neutral” para dirimir las controversias que se plantean en el COIRCO, el ámbito pensado para resolver, escuchando la voz de todas las provincias involucradas, el manejo de las obras sobre los ríos para garantizar que ninguna se beneficie a costa del sacrificio de otra. Mucho se ha dicho ya sobre la postura nacional pro Mendoza, así que no llaman la atención las declaraciones, mucho más previsibles todavía en época de elecciones y tomando en cuenta que la Mendoza es un bastión importante a la hora de contar los votos. Pero no sólo las palabras alimentan la sospecha pampeana: el abandono del Subsecretario de Asuntos Hídricos, Pablo Bereciartúa, cuando debía exponer en la Corte Suprema de Justicia en la audiencia de conciliación es una muestra palmaria de que no tienen mucho que decir si la exigencia es la neutralidad. Nótese algo en esto: Nación hizo silencio en un lugar en donde las palabras se toman como documentos, pruebas irrefutables a la hora de dar un veredicto. Las declaraciones públicas, en cambio, en el peor de los casos forman parte de un archivo difícil de resistir –Pobreza Cero, eliminación del Impuesto a las Ganancias, descenso de la inflación, mantención de los beneficios sociales, etcétera- pero no más que eso, un archivo que los medios o las corporaciones mediáticas pueden mostrar (o no) según sus intereses. Hasta en Mendoza deberían tomar nota de esto.
Una ley pensada para la gente