Mentirse a uno mismo

Mentirse a uno mismo

El FMI dijo públicamente que sigue apoyando al gobierno argentino pero no confirmó el próximo desembolso del préstamo.

El vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice, salió a calmar un poco la ansiedad del macrismo que espera la llegada de los 5.400 millones de dólares del sexto desembolso correspondiente al acuerdo establecido. Rice informó en una conferencia de prensa que el Ministro de Hacienda de Nación, Hernán Lacunza, viajará a fin de mes a Washington para intentar destrabar el envío. Ante la pregunta sobre si este tema será tratado en el encuentro, el funcionario del organismo se limitó a responder que “será parte del diálogo”. Por otro lado, consideró que el Fondo no violó ninguna de sus propias reglas. Sin embargo, nos han prestado más dinero del que correspondía: desde julio del 2018 se realizaron cinco desembolsos por un monto de 44.867 millones de dólares, cuando el préstamo total es de 56.000 millones. En el mismo período, se fugó de nuestro país el 80% de ese dinero, es decir, 36.600 millones de dólares. En tal contexto, las autoridades del FMI le permitieron al gobierno argentino que intervenga en el mercado cambiario para frenar la corrida de la divisa estadounidense y eso fue una medida excepcional. Pero la salida de capitales siguió creciendo y el Estado nacional se volvió dependiente de los recursos del organismo internacional. Rice quiso defenderse explicando que el objetivo “ha sido tratar de ayudar a las autoridades a estabilizar la difícil situación y permitir un retorno de la confianza que allane el camino para el crecimiento en el futuro”. Obviamente, el resultado supuestamente esperado no se logró. Algo esperable teniendo en cuenta que casi ninguna nación donde el FMI intervino llegó a buen puerto (para usar una metáfora náutica, como le gusta a Cambiemos). Asimismo, el representante del Fondo argumentó los desastres económicos y sociales que están ocurriendo en Argentina por aplicar sus recetas e indicó que en los reportes que presentaron, explicaron que había ciertos riesgos. “En nuestro último informe decíamos que los riesgos podrían verse exacerbados por potenciales reacciones del mercado y la incertidumbre política y esa es la situación que estamos enfrentando ahora”, manifestó el vocero. Entonces, ¿por qué siguieron prestándonos dinero si la situación empeoraba cada vez más?