Diputado propone crear billetes de $1.500 a $6.000

Diputado propone crear billetes de $1.500 a $6.000

La últimas denominaciones de nuevos valores de billetes ($200, $500 y $1.000) se hicieron hace menos de dos años, pero ya están dejando de alcanzar debido al crecimiento constante de la inflación.

El diputado nacional Alberto Olmedo ingresó una serie de proyectos a la Cámara de Diputados de la Nación donde plantea la creación de billetes que tengan nuevas denominaciones, variables entre $1.500 y $6.000. Precisamente, lo que propone el legislador macrista es generar billetes de $1.500, $2.000, $4.000, $5.000 y $.6000. Esta iniciativa responde quizás a un pedido que vienen haciendo diversos sectores ante el creciente avance de la inflación. La última creación de billetes en Argentina se hizo hace poco, a fines de 2017 cuando el Banco Central puso en circulación las denominaciones de $200, $500 y $1.000. Durante los ´90, el billete de mayor valor era el de $100, que equivalía a 100 dólares porque regía la Ley de Convertibilidad, y actualmente ese lugar lo ocupa el billete de $1.000 pero equivale a 17,5 dólares (tomando como referencia el precio de venta del dólar del Banco Nación a $57). Si el proyecto de Olmedo llega a ser aprobado, el billete de mayor denominación pasará a ser el de $6.000, que en este momento vale 105,2 dólares. Sin embargo, muchos especialistas en el tema sostienen que solucionar los problemas de inflación y pobreza es más complicado que solo emitir nuevos billetes. Este tipo de soluciones no son las mejores porque mientras más dinero haya en circulación, menos valor tendrá el dinero. De la misma forma que casi todo en economía, lo que reina es el juego de la oferta y la demanda por lo que si algo está disponible en abundancia, ese algo pierde valor. Por tal razón, por ejemplo, la falsificación y la generación de dinero a partir de actividades ilícitas son un gran problema para la economía de una sociedad. Entonces, cuando hay mucho dinero en circulación, por lo general, lo que primero sube es la inflación porque al haber capacidad de consumo, los precios se incrementan. Recordemos el poder adquisitivo que tenían los billetes de $500 y de $1.000 cuando salieron hace menos de dos años, y comparemos con lo que se puede comprar ahora con eso. Más allá de que nuestro país está atravesando circunstancias muy excepcionales, donde se tomaron decisiones políticas erróneas y en detrimento de las mayorías, lo importante a tener en cuenta es que no se puede generar riqueza imprimiendo más billetes. Para lograr eso hace falta producir más. Por ejemplo, no se gana nada con emitir $200 si la sociedad en cuestión solo produce $100, porque esos bienes que antes salían $100 ahora costarán $200. Se debe producir más dinero cuando esa sociedad se vuelve más productiva, ya que al tener más bienes y servicios disponibles se necesitará más papel moneda para su intercambio. En tanto, si el nivel de productividad se mantiene bajo, como ocurre hoy en Argentina, no tiene sentido emitir más papel moneda debido a que no habrá nada adicional para intercambiar con ese dinero adicional.