A Cornejo no lo salva ni Portezuelo

A Cornejo no lo salva ni Portezuelo

Los mendocinos votaron en cuatro municipios y en tres ganó el peronismo. La represa hidroeléctrica está pronta a licitarse, pero eso no da de comer.

La mala gestión del gobierno nacional viene arrastrando consigo a todos los aliados políticos que hizo en las provincias y Mendoza no fue la excepción. Los municipios de San Rafael, Tunuyán, Lavalle y San Martín eligieron intendentes ayer domingo y en los tres primeros ganaron los candidatos del frente peronista “Elegí”. En las tres primeras localidades nombradas, renovaron su mandato los tres jefes comunales que pertenecen al peronismo pero cosechando mayor cantidad de votos que en elecciones anteriores e incluso batiendo algunos records históricos. En tanto que San Martín fue el único lugar donde triunfó el candidato del gobernador Alfredo Cornejo. El mandatario generó un conflicto político con los intendentes peronistas cuando tiempo atrás modificó, mediante enmienda constitucional, la posibilidad de la reelección indefinida. El problema llegó a la Corte de Justicia provincial y esta validó poner el límite de una única reelección aunque entrará en vigencia a partir del 2023. Cornejo quiso salir a despegarse de la figura del presidente Macri en los días previos a las PASO, pero la gente no le creyó y en la provincia de Mendoza también ganó la fórmula del Frente de Todos en las primarias, por 3 puntos de diferencia sobre la lista que incluye al actual gobernador como candidato a diputado nacional. La única esperanza que les queda al Jefe de Estado mendocino y sus correligionarios de la UCR es avanzar con la represa Portezuelo del Viento. Medios cuyanos estiman que el llamado a licitación se concretará antes de que finalice septiembre. No obstante, es difícil creer que eso le significará mayores votos ya que el gobierno de Mendoza vino acompañando y apoyando todas las políticas de ajuste y hambruna que bajaban de Nación. Además, los beneficios que dicen los funcionarios mendocinos que traerá la construcción de la obra hidroeléctrica no son tales, como ha explicado en varias oportunidades el gobierno de La Pampa. La generación de fuentes de empleo, las ganancias por venta de energía y demás, con suerte llegarán a percibirse recién dentro de 3 o 4 años y la gente tiene problemas de trabajo, dinero y hambre en la actualidad.