La controversia del default

La controversia del default

Mientras se discuten los tipos de default en que está metido la Argentina, el dólar sigue subiendo y el salario perdiendo.

La calificadora de riesgo Standard & Poor´s bajó la nota de Argentina ayer jueves y dijo que nuestra economía estaba en un “default selectivo” debido al “reperfilamiento” de deuda que había anunciado el gobierno nacional. Un día después la misma compañía modificó esa evaluación e informó que ya no estábamos en default. Así de inestable es el día a día de los argentinos. “Los términos y condiciones modificados para la deuda a corto plazo entraron en vigencia de inmediato, lo que curó el default”, detallaron en un comunicado, al tiempo que precisaron que están elevando sus calificaciones crediticias soberanas a largo y corto plazo en Argentina. No obstante, la agencia indicó que “la perspectiva negativa refleja los riesgos a la baja prominentes para el pago de la deuda a tiempo y en su totalidad según nuestros criterios en los próximos meses en medio de dinámicas políticas, económicas y financieras del mercado muy complejas”. Otra agencia de calificación, llamada Fitch, disminuyó la nota correspondiente a nuestro país y consideró que estamos en un “default restringido”. Explicaron que la decisión unilateral anunciada por el ministro Lacunza de extender el plazo de pago de algunas obligaciones demuestran estamos ante un canje de deuda “en problemas”. Por su parte, Alberto Fernández concedió una entrevista al diario estadounidense The Wall Street Journal y afirmó que la economía argentina está “en un default virtual”, alegando que “ahora no hay nadie tomando deuda argentina ni nadie que pueda pagarla”. El candidato del Frente de Todos comparó los daños que viene ocasionando la crisis actual con lo sucedido en el 2001, y describió el contexto para robustecer su opinión: \\\"un default de la deuda, caída de las reservas, una devaluación precipitada y un incremento de la pobreza\\\". Como unos días atrás, el ex Jefe de Gabinete aseguró que la culpa de la situación que atraviesan los argentinos es del FMI por volverse cómplice de la gestión de Macri al aprobarle el “desembolso más caro de la historia de la humanidad”, concedido a “un gastador compulsivo (para) la campaña de reelección”. En ese sentido, adelantó una medida que podría llegar a tomar si se convierte en presidente de la Nación. \\\"Para revertir este ciclo, hay que lanzar un plan para alentar el consumo, y no le voy a pedir permiso al FMI para hacerlo\\\", manifestó Fernández. Otra semana negra terminó para el oficialismo, pero en esta estamos todos metidos. El dólar hoy cerró a un valor promedio de $62,04, es decir que aumentó un 2,9% durante la jornada, a pesar de que el Banco Central sacrificó 387 millones de dólares para frenar la escalada. Así, la entidad bancaria principal del país usó un total de 2.038 millones de dólares desde las PASO para contener a la divisa extranjera. La definición de default para la coyuntura argentina es un tema muy técnico y depende mucho de quien realice el análisis, pero a grandes rasgos todo el mundo coincide en que estamos muy mal. Los argentinos fuimos los primeros en darnos cuenta y lo hicimos saber en las urnas hace poco. Todos deseamos que Cambiemos pueda terminar su mandato como corresponde el 10 de diciembre, porque si ocurre lo contrario perdemos todos, no solo el partido gobernante. Sin embargo, el gobierno nacional parece empedernido en hacer todo lo posible para alentar el caos social. Hasta la Comisión Episcopal de la Pastora Social emitió un comunicado solicitando al Poder Ejecutivo nacional que declare la emergencia alimentaria y nutricional para hacer frente al severo aumento de la pobreza y la indigencia. El macrismo ni siquiera es capaz de dar un aumento digno en el salario mínimo, vital y móvil. El ministro de Trabajo, Dante Sica, estuvo reunido con dirigentes empresariales y gremialistas para determinar un nuevo piso pero no hubo acuerdo y el oficialismo establecerá, mediante decreto, un incremento del salario mínimo que será del 35%, a cobrar en tres cuotas de agosto a octubre. En la actualidad, este salario es de $12.500 y pasará a ser de $16.875 en tres meses (se pagará 12% en agosto, 13% en septiembre y 10% enoctubre). La CGT había pedido que la suma sea de $31.934, como para cubrir aunque sea el costo de la canasta básica, pero no, el presidente y sus funcionarios están dispuestos a castigar al pueblo argentino hasta sus últimos días en el poder.