La confianza perdida

La confianza perdida

El dueño de la empresa John Foos dijo que reabrirá la sede de Alpargatas en Santa Rosa pero si gana la presidencia la fórmula Fernández-Fernández.

“Si ganan Alberto y Cristina es lo mejor que nos puede pasar”, afirmó Miguel Ángel Fosati, el propietario de la compañía fabricadora de zapatillas, John Foos. Este es el requisito que el empresario planteó como innegociable para que se reabra la planta donde funcionaba Alpargatas en el Parque Industrial de Santa Rosa y que fue cerrada hace aproximadamente un año. “Mi propuesta para comprar la planta está firme, pero no me contestaron. Igual, no podemos seguir hablando hasta que este Gobierno se vaya, no paran de destruir a la industria. No eché a nadie pero ya no puedo más”, declaró en una entrevista con el diario BAE Negocios. Según Fosati, un triunfo del Frente de Todos serviría para volver a impulsar la producción nacional, que es un componente fundamental del sistema industrial argentino, principalmente por la cantidad de fuentes de trabajo que ofrece. “La industria del calzado tiene 150.000 obreros, somos más grande que la industria automotriz que tiene 85.000 operarios”, graficó, al tiempo que se lamentó porque el gobierno nacional no escucha al sector y “solo hacen lo imposible para destruir la industria”. Las declaraciones de Fosati despiertan interés en Santa Rosa porque la empresa ya hizo las pruebas a los empleados locales despedidos de Alpargatas y si llega a abrir una planta contrataría a 90 de esas personas. De esta manera, La Pampa volvería a tener una pyme textil. La ausencia de un emprendimiento de este tipo desde que cerró Alpargatas llevó a que se cierre también la delegación local de la Asociación Obrera Textil. La noticia fue confirmada por su secretario general, Nerio Medina, hace algunos días, quien explicó que no queda otra salida debido a que ya no se cuenta con afiliados y es al vicio mantenerla abierta generando gastos. En su razonamiento, Medina coincidió con el dueño de John Foos: “Tiene que haber un cambio de políticas profundas, donde se reactive toda la maquinaria de la industria textil y otros rubros. En estos tres años y medio fue una debacle total en nuestra industria. Si le dan un empuje a la industria la esperanza está, pero no es a corto o mediano plazo. Esto va a llevar un tiempo para que se reactive todo nuevamente”. El dirigente gremial agregó que la caída del consumo, la devaluación, la pérdida de poder adquisitivo, son factores que obliga a los empresarios a arriesgar lo menos posible. Recordó la realidad de principios de los 90 cuando el sindicato contaba con más de 1.800 afiliados, debido a que existían varias e importantes empresas en la capital pampeana, como Bolsas Pampeanas, Indumentaria Argentina, Alpargatas, Calzar. John Foss tiene su planta en la localidad bonaerense de Beccar y fabrica un millón de pares de zapatillas por año. Comenzó con su actividad en 1980, es decir que conoce de crisis y malos momentos. En 2017 invirtió 5 millones de pesos para sustituir importaciones de algunos insumos que son necesarios en su proceso de producción, pero no le sirvió de mucho esa apuesta porque igual la sigue pasando mal. Da trabajo de forma directa a 500 personas, que seguramente también estarán esperanzados en que todo mejore para conservar su medio de vida, como lo están los 90 ex trabajadores de Alpargatas Santa Rosa que esperan un cambio de rumbo a nivel nacional para que se inaugure la planta de John Foos en Santa Rosa y puedan volver a tener la dignidad que otorga el trabajo.