Reunión entre el FMI y funcionarios de Nación

Reunión entre el FMI y funcionarios de Nación

Los representantes del organismo están informándose sobre la situación de las cuentas públicas argentinas para saber si aprueban un próximo desembolso del préstamo otorgado, o no.

La preocupación más urgente por estas horas para el gobierno nacional es que los enviados del FMI que llegaron hoy sábado al país aprueben lo actuado por el presidente Macri y sus funcionarios en materia económica y puedan recibir el quinto desembolso del préstamos acordado el año pasado. El Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, el presidente y vicepresidente del Banco Central, Guido Sandleris y Gustavo Cañonero, y el Secretario de Política Económica, Sebastián Katz, estuvieron reunidos hoy por la tarde con el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, el encargado de la oficina local del organismo, Trevor Alleyne, y el jefe de la misión argentina, Roberto Cardarelli. Lacunza sostiene que no corre riesgos el desembolso por 5.400 millones de dólares que debe hacer el FMI en septiembre ya que Argentina cumplirá con las metas fiscales establecidas, a pesar del nuevo paquete de medidas económicas que Macri impuso por decreto. Nuestro país necesita ese dinero para poder mantener controlado el dólar, después de la fuerte corrida cambiaria experimetnada tras las PASO que obligó al Banco Central a usar más de 700 millones de dólares de sus reservas debido a que la divisa extranjera se apreció un 30%. Mañana domingo seguirán los encuentros pero entre los equipos técnicos, instancia de la cual saldría el diagnóstico de los expertos del Fondo y la evaluación definitiva para saber si aprueban el desembolso o no. En caso de concretarse el envío, se trataría del anteúltimo correspondiente al acuerdo stand by hecho entre el organismo internacional y el gobierno argentino el año pasado por un total de 56.300 millones de dólares. Pero el FMI tendría algunas dudas por los desequilibrios ocurridos tras la grave derrota del oficialismo en las elecciones primarias del 11 de agosto, que motivaron que el dólar pase de valer $45 a valer $58, el riesgo país subiera a cerca de 2.000 puntos y se desplomaran las acciones y bonos de empresas argentinas en Wall Street. Los enviados del FMI también mantendrán reuniones con los líderes de la oposición y sus equipos técnicos en el transcurso de esta semana. El lunes se verán con Alberto Fernández, y luego será el turno de Roberto Lavagna y José Luis Espert. El temor de algunos especialistas y políticos es que la economía argentina entre en default, además de que se nota que existe un cierto vacío de poder ante un partido gobernante que no está dando signos concretos y confiables de que puede manejar la gravedad de la situación.