Los que se van cuando el barco se hunde

Los que se van cuando el barco se hunde

La UCR y algunos periodistas oficialistas empezaron a despegarse del gobierno nacional. Vidal y Rodríguez Larreta hacen campaña en solitario para octubre.

El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el gurú de la comunicación supuestamente imbatible, Jaime Duran Barba, están perdiendo legitimidad en grandes cuotas en el interior de Juntos por el Cambio. Tanto es así que los radicales decidieron apartarse de la campaña nacional del PRO y en los distritos donde ellos tienen más preponderancia van a jugar a su modo. En esos lugares, la UCR decidió implementar una campaña más “local” y “tradicional” para despegarse del proyecto de reelección que busca el presidente Macri. La idea surgió luego de que los diputados nacionales del radicalismo se reunieron a puertas cerradas en la Cámara de Diputados de Nación. El resultado parece muy difícil de revertir en esta instancia, pero los socios del macrismo intentarán aunque sea salvar la ropa en las próximas elecciones del 27 de octubre. Mendoza, Jujuy y Corrientes son las provincias gobernadas por radicales, y a las cuales apuntarán para lograr hacer un buen papel en los sufragios, además de algunas ciudades y municipios donde también poseen mayor peso que el PRO. Por otro lado, los que también quieren apartarse, sin disimulo, del lado oficialista son algunos periodistas y personajes que suelen estar en los medios porteños más importantes, como Jorge Lanata, Luis Majul, Federico Andahazi, Marcelo Longobardi, Julio Bárbaro, entre otros. El programa “Periodismo para Todos”, conducido por Lanata, tuvo un vuelco inesperado. Su editorial fue totalmente contrario al gobierno nacional y despertó la ira de sus televidentes. “¿Por qué alguien votaría a un gobierno con el que está peor?” y “No podés darle a la gente en tres meses lo que no le diste a la gente en tres años. ¿Querés que te voten comprándolos?”, fueron algunas de las frases vertidas por el fundador de Página 12. Asimismo, Lanata cuestionó la renuncia de Nicolás Dujovne, sobre quien dijo que no es “una gran actitud escaparse del barco cuando empieza a hundirse”, y definió como “torpes” las recientes denuncias de fraude hechas públicamente por Elisa Carrió. Bárbaro y Andahazi usaron el programa “La Cornisa” de Luis Majul para criticar duramente la política económica de Cambiemos. En tanto que Marcelo Longobardi entrevistó al candidato Alberto Fernández y fue atacado e insultado en las redes sociales por seguidores del oficialismo. Por otro lado, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal encararán sus campañas electorales de manera solitaria, sin hacer caso al equipo comunicacional de Macri. El jefe de gobierno porteño ganó las PASO pero todavía no tiene asegurado la reelección porque podría ir a un ballotage con Matías Lammens, mientras que la gobernadora bonaerense la tiene mucho más difícil después de que su opositor, Axel Kiciloff, sacó el 52% de los votos en las primarias. Ambos no trabajarán más de forma coordinada con el gobierno nacional, lo que significa que ya no habrá más un comando centralizando todas las decisiones de la campaña. Los allegados a Rodríguez Larreta y Vidal sostienen que los electores votaron en contra del presidente y de la economía, por lo que consideran que si se apartan de su figura todavía tienen chances de mejorar su performance electoral. A nadie le gusta perder, o estar del lado de los que pierden, y el resultado de las PASO dio un cachetazo de realidad a muchos que viven analizando datos y estadísticas u observando las problemáticas desde un escritorio. La gente la está pasando mal, no está conforme con la marcha del país y lo hizo saber con su voto. Ahora se cumple lo que dicta el dicho, de que en las buenas están todos pero en las malas quedan pocos.