La creatividad aplicada al emprendedurismo

La creatividad aplicada al emprendedurismo

La imaginación seguramente no es la solución de todos los problemas ni conseguirá la paz mundial, pero existen situaciones donde se convierte en una herramienta fundamental.

Einstein sostenía que no podemos pretender que las cosas cambien si hacemos siempre lo mismo. “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias” consideraba el genio alemán. Se puede estar de acuerdo o no con estas palabras, pero no se puede negar que la creatividad es un factor fundamental para pensar un emprendimiento nuevo que busque diferenciarse. Tomás Galuccio, Lucas Abriata y Tomás Venturo pensaron de ese modo cuando decidieron buscar una manera de transparentar el mercado de venta de autos usados. Los tres jóvenes se conocieron estudiando Economía en la Universidad Di Tella, pero fue a Galuccio (sobrino del ex CEO de YPF y fundador de la petrolera Vista) a quien se le empezó a prender la lamparita, tiempo después de haber sufrido un accidente vial con su padre en una ruta de Entre Ríos. Por suerte ambos salieron ilesos, pero la camioneta en la que viajaban quedó destruida. Un año después, y de casualidad, vieron el vehículo ya reconstruido estacionado cerca de su casa, y Tomás se preguntó si el dueño actual sabría del choque y todo lo que le había pasado anteriormente. Él ya era amigo de Lucas, que tenía un canal de YouTube donde despuntaba su pasión por los fierros y subía noticias e información sobre autos y automovilismo. Más tarde se sumó el otro Tomás y fundaron la empresa Motortale. El objetivo es claro y muy útil. Que cada persona que desee comprar un auto pueda saber la biografía del vehículo, por decirlo de algún modo. La compañía se encarga de hacer una investigación sobre el auto y los usuarios, pagando $989, pueden ingresar a la página web de Motortale, poner la patente del vehículo a comprar y acceder a un documento donde se detalla si el automóvil funcionó a gas, se usó como taxi, si tuvo siniestros, si tiene o tuvo multas, pedidos de captura, y varios datos más. Tal beneficio da la posibilidad a los futuros compradores de no tener que confiar únicamente en la palabra del vendedor sino saber con precisión en qué condición está lo que piensan adquirir. El modo de recolectar la información, por ahora, es mediante una línea de Whatsapp. Los jóvenes innovadores, que tienen entre 22 y 23 años, reciben allí fotografías de autos accidentados que son enviadas por cualquier persona que lo desee. El único requisito es que en la imagen debe poder verse la patente. Cada ciudadano que envía una foto reciba $1 a cambio. Con esto, la empresa va agrandando su base de datos. Hasta el momento ya participaron más de 500 personas que mandaron 35.000 fotos. Actualmente, Motortale lleva recolectados 22 millones de datos y cubre el 70% del parque automotor brindando, en promedio, tres tipos de datos por cada vehículo registrado. El emprendimiento fue lanzado el pasado 10 de marzo, pero venían trabajando hace más de un año. Llevan vendidos más de 100 informes y apuntan a facturar $5 millones en este 2019. El objetivo de los tres es “lograr la transparencia en el mercado” de compra y venta de autos usados, pero a corto plazo planean seguir expandiendo su alcance e ir agregando cada vez más datos para mejorar diariamente su producto. Para ello, están en conversaciones con servicios de reparación oficiales y aseguradoras para poder acceder a esas bases de datos y ampliar el alcance de sus informes, tratando de que en algún momento sus servicios sean también solicitados por las concesionarias de usados.