En Mendoza quieren acuerdo cuando les conviene

En Mendoza quieren acuerdo cuando les conviene

El gobernador cuyano aseguró que no pertenece al gobierno nacional y sugirió que algunos kirchneristas quieren impedir un acuerdo de gobernabilidad. Pero por casa ¿cómo andamos?

“Yo no soy miembro del gobierno (nacional)”, dijo Alfredo Cornejo, gobernador de la provincia de Mendoza, solo cuatro días después de que Juntos por el Cambio fue derrotado categóricamente en las PASO. Ahora intenta despegarse de los culpables de la debacle del país pero Cornejo es el presidente de la UCR a nivel nacional y uno de los que promovieron la alianza con el PRO en sus comienzos y que, hasta hace muy poco, seguía sosteniendo. De hecho, en su momento también supo ocupar la mesa chica de Cambiemos. Intentó desligarse del oficialismo diciendo, en una entrevista para el canal América, que él no tiene “ninguna influencia sobre el gobierno” y afirmó que “los decretos los ha firmado Macri en soledad”. “Yo doy mi opinión, pero no gobierno”, quiso aclarar. En otro orden, también expresó que “es probable” que Cristina Fernández junto a “gurkhas del kirchnerismo estén fogoneando para que Macri se vaya escupiendo sangre”. En ese sentido, insinuó que dirigentes del kirchnerismo estarían tratando de que no se concrete un acuerdo de gobernabilidad entre Alberto Fernández y el actual presidente de la Nación. Si hay alguien que no está calificado para hablar de acuerdo es Cornejo, porque en el conflicto que su provincia mantiene con La Pampa por el río Atuel y por la construcción de la represa Portezuelo del Viento se han manejado de manera unilateral y egoísta siempre. Nunca escucharon las razones de los pampeanos ni les importaron sus derechos. Avaló el robo del Atuel y desestimó la decisión de la Corte Suprema que resolvió que ambas jurisdicciones deben ponerse de acuerdo en un caudal hídrico apto que sirva para recuperar el ecosistema del oeste pampeano, pero los mendocinos siempre plantearon evasivas para solucionar la situación en conjunto. En tanto que en la obra de Portezuelo no respetaron la autoridad de COIRCO, que es el ente encargado de decidir de manera democrática sobre el río Colorado, y apelaron a la colaboración del gobierno nacional para poder financiar la construcción. Es ese mismo gobierno al que Cornejo dice ahora no pertenecer. Entonces, ¿cómo es? ¿Cuando le conviene es oficialista, y cuando no le es favorable solamente es alguien externo que opina? No estaba errado el Procurador General de Rentas de La Pampa, Hernán Pérez Araujo, que se preguntó por las redes sociales si el mandatario mendocino estaría mal dormido. “Hágase cargo y déjese de desvariar”, manifestó el candidato a diputado nacional. Y tiene razón, el país no está en un momento para que las máximas autoridades políticas quieran hacerse a un lado y no asumir sus responsabilidades.