Macri se volvió kirchnerista

Macri se volvió kirchnerista

El gobierno nacional aplicará la Ley de Abastecimiento, como ya hizo Guillermo Moreno hace varios años. El riesgo está en que podría producirse desabastecimiento.

Los empresarios del sector petrolero están que arde porque el presidente de la Nación estaría por aplicar la Ley de Abastecimiento para congelar el precio de los combustibles y evitar que las empresas privadas lo aumenten. Los directivos de las petroleras grandes, entre las que se destacan YPF, Shell y Axion, fueron notificados por teléfono el martes a la noche de que el presidente anunciaría esta medida. Se los dijo un funcionario del Ministerio de Hacienda, quien les explicó que sería por el lapso de tres meses y para recuperar votos. Uno de los empresarios le habría respondido al mensajero de la cartera ministerial que dirige Nicolás Dujovne, que ellos estaban dispuestos a reducir sus pretensiones de aumento e incrementar los precios en un 4%, o incluso se podría hablar de un 2% nomás de incremento. Los CEO´s se pusieron en pie de guerra y alerta, además de mostrarse sumamente enojados porque tuvieron que explicarles a sus accionistas que después de 10 años se volvía a repetir una práctica del kirchnerismo para hacer frente a una crisis, pero esta vez usada en manos de un gobierno que supuestamente es contrario en sus ideas. El enojo se basa en que las reglas de juego fueron cambiadas sin ni siquiera consultarlos. A raíz de ello, ayer se dio el hecho insólito de que Nación anunció que los precios se congelarían por tres meses y 11 horas después se difundió la noticia de que se daba marcha atrás con esa medida y se trataría de consensuar con las petroleras. El Secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, se reunió con los representantes de las empresas hoy por la mañana, de forma separada. Sin embargo, como existen intereses diversos y no se pudo llegar a un acuerdo, el congelamiento será aplicado mediante una resolución que se publicará mañana viernes en el Boletín Oficial. La Ley de Abastecimiento fue elaborada en el año 1974, y cobró gran relevancia por última vez cuando Guillermo Moreno se desempeñaba como Secretario de Comercio del gobierno anterior ya que la usó para presionar a los empresarios de los combustibles. Ahora Cambiemos quiere aplicarla también pero el problema es que el contexto y las condiciones son otras. De hecho, fue el actual Poder Ejecutivo nacional el que modificó la situación y otorgó la condición de libre mercado a los hidrocarburos, pero ahora quiere imponer el congelamiento de los precios echando mano a esta normativa, por lo tanto se volvería algo impracticable. Las compañías petroleras sostienen que los valores de los combustibles mantenían un 10% de atraso, y luego de la corrida cambiaria del lunes ese atraso alcanzó el 25%. El kirchnerismo dejó de usar la estrategia del congelamiento de precios cuando Axel Kiciloff se convirtió en Ministro de Economía. Desde ese momento confeccionó, junto a Miguel Galuccio, que en esa época era CEO de YPF, una fórmula de actualización trimestral de precios que eran autorizados por el Estado, pero en base a una negociación. Los petroleros de ese entonces la definieron como “capitalismo conversado”. Actualmente, los empresarios del sector aducen que la situación es compleja porque el congelamiento afecta severamente a los estacioneros y a los gremios, y podría llegar a darse un desabastecimiento, que primero tendría consecuencias en YPF, firma que cuenta con el precio más bajo del mercado y con la mayor cantidad de bocas de expendio. También argumentan que con esta acción gubernamental se destruyen las inversiones en Vaca Muerta debido a que fija el precio del barril de petróleo a un valor muy cercano a los costos de extracción. De hecho, el gobierno de Neuquén es uno de los actores que más reclama porque sus arcas experimentarán una disminución en la recaudación por regalías.