Diferencias entre votos nulos, votos en blanco, votos impugnados y votos recurridos

Diferencias entre votos nulos, votos en blanco, votos impugnados y votos recurridos

Las PASO ya están a la vuelta de la esquina y siempre es bueno conocer con precisión las maneras de votar para no cometer ningún error involuntario.

Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias se desarrollarán mañana domingo entre las 8 y las 18 hs. en todo el país. Será una primera encuesta nacional, con verdadero valor informativo, para saber cuáles son las reales posibilidades de los precandidatos que quieren acceder a la presidencia, además de que en algunas provincias también se votarán cargos de gobernador y diputaciones. En tal sentido, siempre es bueno hacer un repaso sobre los tipos de votos que existen para que los electores estén precavidos y elijan con conciencia, realizando un voto que verdaderamente exprese su posición política. Los votos válidos, según la Cámara Nacional Electoral, son los emitidos mediante boleta oficializada aun cuando tuvieran tachaduras de candidatos, agregados o sustituciones (borratina). También entran dentro de esta clasificación aquellos sufragios que se dan cuando un sobre contiene dos o más boletas oficializadas correspondientes al mismo partido y categoría de candidatos, el voto en este caso vale por uno pero es válido (se conserva una de las boletas y se destruye la/s otra/s). Los votos nulos son aquellos emitidos con las siguientes características: mediante boleta no oficializada, o con papel de cualquier color con inscripciones o imágenes de cualquier naturaleza; mediante boleta oficializada que contenga inscripciones y/o leyendas de cualquier naturaleza, salvo los supuestos de voto válido; mediante dos o más boletas de la misma categoría de candidatos y diferente agrupación política; mediante boleta oficializada que por destrucción parcial, defecto o tachaduras, no contenga, por lo menos sin rotura o tachadura, el nombre del partido y la categoría de candidatos a elegir y cuando en el sobre juntamente con la boleta electoral se hayan incluido objetos extraños a ella. La ley puede prestarse a confusión en este punto, y hasta las autoridades electorales reconocen que es poco clara, pero la diferencia entre un voto válido y voto nulo cuando la boleta tiene alguna rotura, tachadura o defecto, es que se pueda leer el nombre de la agrupación política y la categoría de candidatos elegida. Si dichos datos se visualizan correctamente, el voto es válido, de lo contrario, se considera voto nulo. Los votos en blanco son los sobres vacíos o los que dentro del mismo se pone un papel de cualquier color que no incluye ninguna inscripción o imagen. De otra manera, se trataría de un voto nulo. Es importante tener en cuenta que un voto en blanco es un voto válido, por cuanto representa una manifestación de la voluntad del elector de abstenerse de elegir entre las diversas propuestas formuladas en un sistema legal de sufragio. Es una herramienta con la que cuentan los electores para manifestar su disconformidad con todos los candidatos y con las propuestas formuladas por los partidos políticos. Los votos recurridos son aquellos cuya validez o nulidad fuere cuestionada por algún fiscal presente en la mesa. En este caso el fiscal deberá fundar su pedido con expresión concreta de las causas que se asentarán sumariamente en volante especial que proveerá la Junta. Dicho volante se adjuntará a la boleta y sobre respectivo, y lo suscribirá el fiscal cuestionante consignándose aclarado su nombre y apellido, el número de documento cívico, domicilio y partido político a que pertenezca. Ese voto se anotará en el acta de cierre de comicios como “voto recurrido” y será escrutado oportunamente por la Junta, que decidirá sobre su validez o nulidad. Los votos impugnados se refieren a aquellos emitidos por un elector cuya identidad ha sido cuestionada por las autoridades de mesa o los fiscales. A este respecto, es necesario tener en claro que solo podrán votar en una determinada mesa aquellos electores que consten inscriptos en el padrón de esa mesa. Ninguna autoridad, ni aún el juez electoral, podrá ordenar al presidente de mesa que admita el voto de un elector que no figura en el padrón de esa mesa. Tampoco pueden agregarse para votar las autoridades de la mesa y los fiscales partidarios si no están inscriptos en el padrón de la mesa en la que actúan. Por otro lado, se llama voto afirmativo o positivo a la expresión de la voluntad política de un elector dirigida a favor de uno o más candidatos, y que se manifiesta mediante boleta oficializada.