Huelga histórica de estudiantes mendocinos para reclamar por el fracking

Huelga histórica de estudiantes mendocinos para reclamar por el fracking

Hace poco más de un mes hubo un derrame de líquido de producción del fracking que contaminó un arroyo que desemboca en el río Atuel.

Un grupo de vecinos autoconvocados de Mendoza protesta todos los miércoles frente a la Legislatura provincial para exigir que se trate el proyecto de ley que prohíba la práctica del fracking definitivamente. El pasado miércoles sucedió algo histórico porque estudiantes de nivel primario, secundario y terciario de General Alvear se sumaron a esa lucha e hicieron una huelga y movilización masiva hasta el cruce de la ruta nacional 143 y la calle O. Los jóvenes se inspiraron en las huelgas estudiantiles que nacieron a partir de un movimiento global que viene peleando por generar cambios de conciencia en el cuidado del clima y cada vez suma más adeptos. En esta ocasión, los alumnos cuyanos marcharon “en defensa del agua”. También convocaron a sus pares de toda la provincia a replicar la acción, en pos de lograr la prohibición del fracking y el cumplimiento de una ley que impide que se realice minería con cianuro en todo el territorio mendocino. La fractura hidráulica, o fracking, es una técnica usada para extraer el petróleo y el gas que se encuentran atrapados en rocas madres. Consta de una perforación a grandes profundidades por la cual se inyecta agua a alta presión, mezclada con aditivos químicos y arena, que busca romper la roca y liberar el hidrocarburo. Es una metodología muy contaminante ya que necesita de miles de litros de agua para funcionar. “Todos debemos apoyar y acompañar esta iniciativa en todo lo que nos sea posible, porque en los jóvenes residen las mayores esperanzas para salvar el agua de Mendoza y el futuro de todos a nivel global”, subrayó Esteban Servat, quien es un científico especializado en biotecnología y fundador de la organización ecologista EcoLeaks que viene denunciando hace años los peligros que significa el fracking y la complicidad de la gestión del gobernador Alfredo Cornejo con grandes empresas para aplicar en tierras mendocinas una técnica que está prohibida en todos los países desarrollados del mundo por su alta contaminación. Servat debió irse de Argentina y ahora vive en Alemania debido a que fue duramente perseguido por el Poder Judicial de Mendoza a raíz de su lucha contra el fracking. Como no pudieron inculparlo de nada en los tribunales, lo empezaron a amenazar a él y a su familia, por lo que decidió dejar el país. En una entrevista concedida hace poco más de un mes a una radio pampeana, Servat habló sobre un derrame reciente que se había producido en el arroyo El Manzano, cuyas aguas derivan hacia el río Atuel, cuando el líquido de producción de un yacimiento petrolero que aplica el método de fractura hidráulica llegó al cauce del arroyo. Afirmó que las autoridades cuyanas mintieron respecto al hecho y los medios mendocinos no lo informaron. El especialista quiso alertar a los pampeanos y a la población en general porque ese líquido contenía más de 600 productos químicos. Lo definió como “un cóctel altamente tóxico” y advirtió que puede provocar “cáncer, malformaciones, abortos y un sinnúmero de enfermedades y destrucción ambiental”. Los jóvenes estudiantes que el pasado miércoles realizaron la huelga histórica para protestar contra este método de producción, señalaron que efectivos de la policía local y de Gendarmería acompañaron la actividad sacándoles fotos e interrogando a varios de ellos. Servat definió al conjunto de actores políticos, empresariales y mediáticos que permiten este atropello contra la naturaleza y los derechos de la ciudadanía de vivir en un ambiente sano como una “mafia”, e indicó que el intendente de General Alvear, Walther Marcolini, y el gobernador Alfredo Cornejo están involucrados.