Otra vez la Rural se convirtió en el escenario de reclamos ecologistas

Otra vez la Rural se convirtió en el escenario de reclamos ecologistas

Manifestantes de Greenpeace se metieron en la apertura de la muestra anual de la Sociedad Rural en Palermo para reclamar por el desmonte de bosques en el norte argentino.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, estaba dando su discurso hoy sábado por la mañana en la inauguración de la Exposición Rural en el predio de Palermo cuando integrantes de Greenpeace protestaron por la desaparición de los bosques en el norte de nuestro país y por el peligro de extinción que enfrenta el yaguareté. “Destruir bosques es un crimen”, decía uno de los carteles que desplegaron los manifestantes sobre el escenario, donde estaba sentado el primer mandatario de la Nación; Mauricio Macri, acompañado de su esposa, Juliana Awada. La propia organización ambientalista justificó en una nota en su sitio web el por qué decidió realizar tal acción. “El sacrificio de los bosques del Gran Chaco” es el título del trabajo de investigación desarrollado durante más de un año que da cuenta de los responsables de la destrucción de los bosques chaqueños. Según este informe, los principales beneficiados del negocio ganadero que destruye el hábitat de la región son los “grandes frigoríficos de Argentina que exportan carne vacuna a grandes supermercados y mayoristas de Europa e Israel”. Desde Greenpeace también advierten que si se concreta el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, los bosques verán profundizado su daño ya que aumentará la exportación de carne vacuna y, por lo tanto, la rentabilidad de los grandes actores intervinientes en el negocio. Si esto se materializa, se pondrían en riesgo alrededor de 10 millones de hectáreas de bosques de la región chaqueña (conformada por porciones de las provincias de Salta, Formosa, Chaco y Santiago del Estero). En ese lugar, se produce el 80% de los desmontes que sufre nuestro país. El Gran Chaco es el segundo ecosistema forestal de Sudamérica, después del Amazonas. Allí conviven 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 mamíferos, 120 reptiles, 100 anfibios y más de 4 millones de personas, de las cuales el cerca del 8% son indígenas, quienes dependen del bosque para obtener alimentos, agua, maderas y medicamentos. Según datos de la Secretaría de Ambiente de la Nación, se perdieron 7,7 millones de hectáreas de bosques entre los años 1990 y 2017. Tal superficie equivale a toda la provincia de Formosa. “Su degradación, deforestación y fragmentación dejará casi sin posibilidades de supervivencia a los últimos 20 yaguaretés que quedan en la región chaqueña”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace. La entidad ecologista presentó dos semanas atrás un amparo judicial ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en nombre y representación del yaguareté que habita en el Gran Chaco Argentino. Esta medida es histórica porque es la primera vez que se hace una interposición judicial de este tipo en el mundo, que representa a una especie animal y a los Derechos de la Naturaleza.