Se terminan las encuestas y los sondeos

Se terminan las encuestas y los sondeos

Las consultoras y medios de comunicación tienen hasta este viernes para difundir pronósticos sobre las PASO.

La Cámara Nacional Electoral recordó que la Ley 26.215 prohíbe a los medios de comunicación publicar o hacer referencia a encuestas sobre posibles resultados electorales desde los ocho días anteriores a la realización de los comicios respectivos, y hasta tres horas después de finalizados los mismos. De esta manera, mañana sábado comienza la veda en este sentido ya que las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) se realizarán el próximo 11 de agosto. Quienes violen esta normativa en el contexto de las próximas PASO pueden llegar a ser penados con una multa del 0,1% al 10% de la facturación obtenida en el mes de julio. La sanción puede ser iniciada de oficio o a partir de una denuncia, y recaerá sobre el juez federal con competencia electoral. Por esta razón, hoy las consultoras se apresuraron a dar a conocer sus últimos estudios sobre la intención de voto y, en promedio, la mayoría da como ganador al Frente de Todos que lleva como precandidatos a Alberto Fernández y Cristina Fernández. No obstante, los análisis difieren en cuanto a la diferencia que el binomio opositor le sacaría a la fórmula oficialista que conforman Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto, pero ninguno le da una ventaja de 10 puntos, que es lo que se necesita para poder ganar en primera vuelta (siempre y cuando el partido que salga primero alcance, como mínimo, el 40% de los votos). Tampoco pareciera que alguno de los candidatos vaya a cosechar el 45% de los sufragios en primera ronda, escenario que también le otorgaría la presidencia directamente, sin ballotage. Las proyecciones también revelan que la polarización reinará debido a que entre las dos fuerzas nombradas aglutinan entre el 70% y el 80% del electorado. Concretamente, las encuestas más recientes le dan una ventaja de entre 2 y 6 puntos al Frente de Todos sobre Juntos por el Cambio. Macri y Pichetto vinieron creciendo en intención de voto en los últimos meses, gracias al poco dinamismo que muestra la situación económica del país, que es grave pero estable porque no ocurrieron fuertes sacudones últimamente. Así achicaron la distancia con Fernández-Fernández. Por otro lado, los mismos sondeos muestran que en las últimas semanas no hubo modificaciones importantes en las preferencias de los votantes. Los especialistas creen que una diferencia de más o menos 2 puntos a favor de Fernández es fácilmente remontable por el macrismo en la carrera hacia octubre, pero si esa brecha llega a ser más larga, de 6 o 7 puntos por ejemplo, le costará mucho más al oficialismo revertir la elección. Asimismo, la clave después de las PASO estará dada por el crecimiento, o no, de la polarización. Actualmente, alrededor de 3 de cada 4 argentinos votará o por Juntos por el Cambio o por el Frente de Todos. Las demás fuerzas aparecen muy lejos, y ya se habrían resignado a pelear por bancas legislativas, superar el piso que imponen estas primarias y hacer valer su caudal de votos en un eventual ballotage.