Un fondo buitre demandó a Mendoza por el pago de 7 millones de dólares más intereses

Es un saldo de 7 millones de dólares del bono Aconcagua, emitido en 1997. El principal problema es que el Gobierno nunca se presentó a renegociar cuando se habilitó esta posibilidad en 2004. La gestión de Cornejo ya contrató abogados para la defensa y asegura que podría traerles inconvenientes.

El Gobierno de Mendoza estana listo para colocar deuda nueva por más de $7.600 millones, según la autorización legislativa dada para amortizar la deuda "antigua" por más de la mitad de ese monto y afrontar con el resto el déficit presupuestario 2017. Sin embargo, antes que esto se concretara un fondo buitre demandó a Mendoza por el pago de 7 millones de dólares más intereses en el marco de la emisión del bono Aconcagua. Si bien hasta el momento, en anteriores colocaciones de deuda no hubo cuestionamientos de este tipo, el Gobierno reconoce que podría complicar las negociaciones para obtener nuevos préstamos y deberá litigar. Mendoza fue demandada por Moshe Marcel Ajdler. En el Gobierno provincial dicen que es un “fondo Buitre” que reclama 7 millones de dólares por ser tenedor de los viejos bonos emitidos por Arturo Lafalla en 1997, el Aconcagua. Ese bono fue renegociado por la provincia en 2004 y reabrió las posibilidades de canje hasta 2008 inclusive. Moshe Marcel Ajdler nunca apareció para reclamar esta acreencia hasta el año pasado, cuando empezó a mandar cartas documento al Gobierno mendocino. A principios de este año, con la representación del abogado Robert Cohen, presentó la demanda por esos 7 millones de dólares más intereses. Ayer, el Ejecutivo publicó el decreto 547; con la firma de Alfredo Cornejo nombra dos buffetes de abogados: uno de Estados Unidos y otro de Buenos Aires, para desarrollar la defensa de la Provincia en los estrados de Nueva York. Los abogados nombrados son viejos conocidos de Mendoza porque ambos estudios ya la defendieron en dos juicios de fondos buitre en 2005: “Greylock Global Opportunity Master Fund Ltd. y Greylock Global Distressed Debt Master Fund Ltd. c/Provincia de Mendoza” y “Rabi c/Provincia de Mendoza”. En Nueva York los defensores serán Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton; en Buenos Aires serán Cabanellas, Etchebarne y Kelly. Uno litigará en Estados Unidos y el otro cumplirá funciones de coordinación entre los abogados neoyorquinos y el Gobierno provincial. Ayer el gobernador Cornejo visitó la futura Central Térmica de Anchoris, una obra que da trabajo a 200 personas y contrata a 15 pymes mendocinas como proveedoras del proyecto. Quizá por el entusiasmo ante una inversión de 67 millones de dólares para generar 10,25 megawats, el Gobernador se mostró optimista: “Nos ha demandado por 7 millones de dólares un fondo buitre. Para nosotros extemporáneamente, creemos que está prescripto. El cierre del canje se hizo bien en su momento. Es deuda viejísima. Nunca nadie apareció a reclamar, a pesar de que se hicieron dos reaperturas”. En sintonía, el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, también indicó que “Mendoza siempre tuvo voluntad de pago. Cuando hubo algún problema de capacidad de pago, se hizo algún canje. Desde el canje 2004, se hicieron sucesivas operaciones hasta 2008 inclusive. Hay un saldo menor, que nunca reclamó y parte ahora lo está haciendo”. Por su parte, el fiscal de Estado Fernando Simón dijo que “tenemos un cauto optimismo en las posibilidades de la Provincia. Creemos que será desestimada rápidamente, porque el plazo de reclamo ya estaría prescripto”. Las historias de las deudas de Argentina parecen no tener fin. El bono Aconcagua fue una emisión por 250 millones de dólares realizada por el entonces gobernador Lafalla en el ‘97. En 2004, con Julio Cobos en la Gobernación, se produjo el canje de esos bonos por el Mendoza 18. Cobos logró canjear bonos por algo más de 230 millones de dólares; se recuperaron un poco más de U$S 8 millones por pagos de deudas impositivas y quedaron sin canjear U$S 10.588.000. Si las deudas no se clausuran, el hambre de los buitre tampoco. Los analistas indican que Moshe Marcel Ajdler es un tenedor independiente que concentra 7 millones de los U$S10,5 millones que quedaron sin canjear hasta 2008. Recién apareció en escena en agosto del año pasado, cuando empezó a hacer los reclamos por vía administrativa. Con ese reclamo, en diciembre del año pasado, cuando Cornejo viajó a Estados Unidos, empezaron las consultas para analizar la situación legal y las posibilidades que tenía Ajdler de ganar su reclamo. Cornejo viajó con el entonces ministro de Hacienda Martín Kerchner y el actual Nieri, más el fiscal de Estado Simón. En ese viaje, Kerchner, Nieri y Simón se entrevistaron con cinco estudios jurídicos especializados en mercados de capitales. La decisión recayó sobre los viejos conocidos de Mendoza. Nieri sostiene que los dos estudios ya trabajaron con Mendoza, conocen el canje del bono Aconcagua, lo defendieron con éxito en su momento y son especialistas en mercado de capitales.
El desafío del cambio en el uso del suelo
Una ilusión para prevenir accidentes
Ortellado: “La Cobertura Universal de Salud es una estafa”