¿Medicamentos para todos o promesa de campaña?

¿Medicamentos para todos o promesa de campaña?

Alberto Fernández dijo que si es presidente les va a subsidiar los medicamentos a todos los jubilados…¿tendrá recursos para hacerlo?

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, encabezó un acto político ayer lunes en Temperley, del cual participaron varios centros de jubilados y les prometió que si gana las elecciones les va a garantizar los remedios gratuitos. “Vamos a hacer una ley que diga que los jubilados no pagan los medicamentos y que el Estado los va a subsidiar. No me importa lo que digan, esto es lo que va a ocurrir”, expresó el ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Asimismo, se comprometió a utilizar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses para “recomponer el ingreso a los jubilados” y no “para el pago a los acreedores de deuda”. La idea suena muy bonita y muy justa, además de que es lo que nunca debería haber dejado de hacer el Estado, pero la pregunta es si las arcas fiscales están en condiciones de soportar semejante gasto. En Argentina hay 6.924.644 de jubilados y pensionados, según el último informe de Anses, y el PAMI posee 4.900.000 afiliados de ese total, es decir, poco más del 70%. De esos casi 5 millones, 1.200.000 afiliados son beneficiados con el 100% de descuento en sus medicaciones, en tanto que quienes padecen patologías agudas o crónicas y tratamientos ambulatorios reciben descuentos de entre el 50% y 80%. Las condiciones para acceder a este subsidio han cambiado y ahora quienes lo perciben no deben tener ingresos inferiores a 1,5 haberes previsionales mínimos, no estar afiliado a un sistema de medicina prepaga, no ser propietario de más de un inmueble, no poseer un vehículo de menos de 10 años de antigüedad, no poseer aeronaves o embarcaciones de lujo. Por su parte, el secretario general del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, declaró que “sí se puede dar una cobertura del 100% de los medicamentos simplemente administrando correctamente el presupuesto”. El gremialista explicó que se puede solventar ese gasto usando los recursos de Anses y practicando una buena administración. “Es una cuestión de gestionar correctamente, de convenios con las farmacias, auditar y en función de eso, se puede garantizar ese derecho mínimo que se le puede dar a nuestros abuelos”, aseguró. Pero volviendo al tema central, que es la promesa de Alberto Fernández, solo el tiempo dirá si queda en algo más que se lleva el viento o verdaderamente se transforma en una política social. Primero tendrá que ganar las elecciones, cuestión que no le será nada fácil, y después ver cómo hace, con un Estado endeudado y una economía en recesión, para cumplir con su compromiso de pagarle los remedios a los casi 5 millones de jubilados que tiene PAMI.