La información personal se mete en la campaña electoral

La información personal se mete en la campaña electoral

Sin darnos cuenta siempre damos datos relacionados a nuestra intimidad cuando navegamos en internet. Eso ahora lo usa el Gobierno Nacional para convencer a los electores indecisos.

La campaña electoral está bien polarizada y los votos que van a hacer la diferencia son los de aquellas personas que todavía se encuentran indecisas. Esto lo saben tanto desde el Frente de Todos como desde Juntos por el Cambio. Sin embargo, el oficialismo parece estar sacando alguna ventaja en este aspecto recurriendo a metodologías que se basan en estudiar todo lo que los usuarios de redes sociales e internet hacen. La técnica es conocida como big data y sirve para separar de manera bien personalizada al electorado. Fue el propio diario Clarín el que informó que el Gobierno Nacional usa la información que las personas dan en el mundo virtual para elaborar una segmentación de la opinión pública. Nunca somos del todo conscientes de la cantidad de información personal que damos cuando nos conectamos a la web. Gustos, deseos, lugar de trabajo, gente con la que nos juntamos, amigos, familia, intereses, odios, todo lo que pensamos, sentimos y demás, es investigado por el macrismo para actuar sobre ello e ir ganando voto por voto. Por ejemplo, si sos alguien que utiliza el tren para moverse, el gobierno te mandará una publicidad sobre los viaductos o algo relacionado a ello. Lo relevante es que ese envió te llegará a la hora exacta en que saben que vos te conectás. Este es el beneficio de la técnica big data, su precisión. Esto permite mandar a cada persona, en el momento que se sabe que se va a conectar a internet, aquello que quiere escuchar. Por supuesto que tal metodología no es un invento argentino. Fue usada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en las elecciones de 2016 y también fue la estrategia de Jair Bolsonaro en Brasil, quien bombardeó con mensajes de whatsapp a la ciudadanía enviando información que en muchas ocasiones era falsa. Desde el interior de Cambiemos, uno de los responsables de armar la campaña informó que poseen un mapa electoral diagramado “cuadra por cuadra”, en el cual pueden visualizar los lugares donde el voto ya está definido y concentrarse en los votantes indecisos, sobre quienes poseen mucha información personal para convencerlos.