El joven que les ganó a las petroleras y al Gobierno

El joven que les ganó a las petroleras y al Gobierno

Cuando se está discutiendo la viabilidad de implementar el autoservicio de combustibles, alguien ya diseño una aplicación para brindar delivery de nafta.

La Secretaría de Energía de Nación estaría pronto a reglamentar el despacho de combustible mediante la modalidad de autoservicio, esto es, que cada cliente que lo desee cuando llega a una estación de servicio pueda cargar él mismo la nafta en su vehículo sin necesidad de ser atendido por un playero. La medida trajo discusión entre los actores del sector. El Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio de La Pampa, Juan Pedro Fiorani, dijo que en nuestro territorio está prohibido por ley el autoservicio. En ese sentido, consideró que se trata de un anuncio con tintes electoralistas y resaltó que “es una cosa de locos” pensar que un conductor se cargue GNC a sí mismo porque se necesita de alguien capacitado que sepa controlar la oblea. No obstante, algunos representantes de las entidades del comercio de hidrocarburos y afines están de acuerdo con esta iniciativa que es impulsada por las petroleras porque les permitiría bajar costos. Mientras tanto, un joven de Mar del Plata ya se adelantó y creó una aplicación de delivery de nafta. Franco Varacalli fundó Varacalli Energy hace más de un año apuntando al mercado mayorista pero una semana atrás empezó a incursionar en el rubro que dominan YPF, Shell y Axion. “Arrancamos hace ocho meses con el desarrollo de la aplicación, nuestra idea era poder abastecer a aquellos usuarios que van a las estaciones de servicio y, al mismo tiempo, prefieren servicio más cómodos”, explicó el joven de 21 años. Franco conoce bien el mundo de las estaciones de servicio de bandera porque pertenece a una familia que se dedica a este rubro desde hace 24 años. Cuando tenía 19 años de edad fundó su propia compañía con la idea de aplicar las nuevas tecnologías al negocio de los combustibles. El sistema funciona de la siguiente manera: el usuario solicita el combustible (por ahora solo está disponible nafta super), especifica las características de su vehículo y luego realiza el pago de manera online. Una vez terminado este trámite, puede seguir en tiempo real el trayecto del camión proveedor que se dirige a su domicilio. Por el momento la carga se realiza con el cliente presente, pero en un futuro se plantea la posibilidad de hacerlo en su ausencia. El servicio se presta con una pick-up refaccionada cuyo surtidor tiene una capacidad de 2.500 litros. Para poder cumplir con las reglamentaciones, un equipo de ingenieros ayudó a que el vehículo sea seguro y ahora cuenta con batea anti derrame y contabilizador de litro. Más allá de todo, el precio por litro no desciende demasiado respecto a los valores actuales que se manejan en las estaciones de servicio fijas. Puede llegar a ser de entre $1 o $2 menos, según la estación que se tome de referencia. YPF anunció en marzo pasado que tenía pensado empezar a brindar el servicio de delivery de combustible y llevó a cabo pruebas pilotos en Nordelta y otros eventos, pero por ahora el proyecto está parado hasta que la Secretaría de Energía de Nación reglamente la actividad. Shell y Axion también están prontas a salir a competir bajo esta nueva modalidad y esperan la señal del Gobierno Nacional. A Varacalli no le molesta que las grandes petroleras puedan meterse en el mismo rubro que él porque considera que pueden allanar el camino. Por otro lado, explicó que debido a los costos es complicado mantener una estación de servicio. De hecho, entre 2017 y 2018 hubo un 3,4% de estaciones menos ya que de existir 4.006 en todo el país, pasaron a quedar 3.870, reveló un informe de la consultora especializada FGC. La crisis económica y los constantes aumentos en los precios de los combustibles también repercutieron en las ventas del sector. La demanda se redujo un 0,63% en el 2018, según datos de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburo y Afines (CECHA).