No se vota solamente el próximo presidente

No se vota solamente el próximo presidente

Las elecciones nacionales que están a la vuelta de la esquina también servirán para renovar bancas en la Cámara de Diputados y de Senadores de la Nación.

De las 24 jurisdicciones que existen en Argentina, solo 5 decidieron no desdoblar sus elecciones y las realizarán paralelamente a los comicios nacionales, de los próximos 11 de agosto y 27 de octubre. El resto de las provincias ya eligió gobernador e intendentes, en los casos que correspondía. No obstante, todavía quedan dos distritos muy importantes con final abierto: Ciudad y provincia de Buenos Aires. Además, está la elección presidencial que se lleva la mayoría de las atenciones. Sin embargo, en las PASO de agosto y en las generales de octubre también se votarán candidatos a diputados y senadores nacionales. Se elegirán 128 diputados nacionales, de un total de 257 que conforman la Cámara Baja del Congreso, en tanto que ocho provincias renovarán un tercio de las bancas del Senado. Asimismo, ninguno de los partidos políticos más importantes de la actualidad tiene mayoría propia en ninguno de los recintos legislativos ni podrán obtenerlo con las elecciones de este año. Juntos por el Cambio es el que menos lugares pone en juego y el que más espacios mantendrá desde los comicios del 2017. Su interbloque está compuesto por 107 integrantes, más 3 que pertenecen a Evolución Radical, y de ese total arriesgará 48 escaños ya que los restantes 62 tienen mandato hasta el 2021. El Frente de Todos tiene una situación distinta debido a que renueva una mayor cantidad de bancas que su principal competidor y, por lo tanto, es menor el número de legisladores cuyos mandatos vencen dentro de dos años. Entre los distintos bloques que componen este frente, el FpV-PJ pone en juego 39 de sus 65 escaños, el Frente Renovador y Red por Argentina arriesgan 18 de 20; y entre las tres agrupaciones conservarán 28 bancas propias hasta el 2021. Por otro lado, el Bloque Justicialista, que está dividido entre quienes apoyan la fórmula Fernández-Fernández y los que van con el binomio Lavagna-Urtubey, someterá a votación 12 de sus 33 lugares en Diputados y mantendrá un total de 21 hasta dentro de dos años. Sin embargo, si el Frente de Todos resulta victorioso, este bloque podría sufrir modificaciones en su actual alineamiento. Asimismo, el Frente de Izquierda de los Trabajadores arriesga uno de los tres asientos que ostenta en el Congreso, en tanto que distintos partidos provinciales y monobloques ponen en juego 7 de sus 21 espacios. En el Senado, la situación se repite en las mismas proporciones que en Diputados, con la diferencia de que si triunfa el Frente de Todos en las elecciones podría suceder que los representantes de las provincias gobernadas por el peronismo se alineen y así este frente pasaría a ser la bancada mayoritaria en la Cámara Alta.