El que avisa no traiciona

El que avisa no traiciona

Importante ejecutivo de dos compañías de Argentina postuló que debe haber “mayor flexibilidad” para contratar y despedir gente.

El término flexibilización laboral flota en el aire con cada vez mayor fuerza desde hace más de tres años. Una parte de la población está expectante observando si el Gobierno Nacional avanza en ese sentido o no, aunque lo más probable es que lo hará si llega a ganar las elecciones próximas. El que no tiene dudas sobre el camino a tomar es Martín Cabrales, vicepresidente de la empresa de café de su mismo nombre y de Bodegas Norton. “Hay que facilitar las condiciones para tomar gente. Y una forma es saber que si a esa persona después hay que reemplazarla por otra, sea fácil poder hacerlo”, expresó el empresario en una entrevista radial. En ese sentido, planteó que la forma de salir de la crisis es haciendo una reforma estructural en lo laboral y lo tributario, porque eso impide que la Argentina pueda ser “competitiva”. “Me gustaría tener mayor flexibilidad para tomar gente, es decir, beneficios. Hoy en día los argentinos pagamos muchos impuestos y muchas cargas sociales que no vemos, que no ve el trabajador tampoco. Si tomo gente nueva que haya mayor posibilidad o menos cargas sociales”, manifestó Cabrales. Cuando lo pusieron frente a frente con las cifras que dan cuenta de la caída de empleos en los últimos años, lo único que supo hacer para explicar la situación fue echarle la culpa a los trabajadores diciendo que “la gente no tiene capacitación”. Lo expuesto por este poderoso empresario no es nuevo y es lo que varios marcan como obstáculo para el crecimiento económico del país, pero ni él ni nadie ha explicado bien cómo se debe hacer una reforma laboral y tributaria. Porque son asuntos fáciles de nombrar y criticar, pero a la hora de decir cómo lo harían se queman los papeles. En los últimos meses, Cabrales salió públicamente en las redes sociales a repudiar medidas de reclamo contra la gestión de Macri, como el paro de la CGT el pasado 29 de mayo o el de pilotos de aviones el pasado viernes. Según sus palabras no está muy de acuerdo con que los empleados exijan lo que les parece justo, pues claro, es un derecho que pone en evidencia a los empresarios que no cumplen con las leyes laborales. Por otro lado, también salió a respaldar el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur (que todavía no está firme porque debe ser aprobado por las legislaturas de todos los países participantes) y estuvo presente en el lanzamiento del programa Precios Esenciales. El tiempo de las definiciones políticas está lejano pero se acerca constantemente. Con estos dichos, la gente que trabaja para Cabrales ya tiene un adelanto de lo que le puede llegar a pasar si después del 10 de diciembre se profundiza el ajuste.