Nación y Mendoza son lo mismo

Nación y Mendoza son lo mismo

El gasoducto que irá desde Vaca Muerta a Buenos Aires y pasará por La Pampa se licitará sin haber hecho un estudio previo. Tal como pasa con Portezuelo del Viento.

El Gobierno Nacional anunció ayer que se construirá un gasoducto de 1.000 kilómetros de extensión para transportar gas desde Vaca Muerta en Neuquén hasta San Nicolás, en el norte de la provincia de Buenos Aires. Por supuesto que el trayecto de la obra involucra a La Pampa, y aunque no se sabe con precisión por donde irá se especula que pasará por varias localidades como Casa de Piedra, Chacharramendi, General Acha, Macachín y Rolón, entre otras. Lo grave es que el proyecto está siendo duramente criticado, principalmente por el radicalismo pampeano, que advierte sobre la improvisación de la iniciativa y la tildó de “electoralista”. En ese sentido, argumentan que no se hizo el estudio de factibilidad correspondiente ni se informó con precisión de dónde se sacará el dinero para la financiación. Además tampoco se conoce cómo se trasladará los costos a los usuarios residenciales de gas natural y electricidad. Según el decreto de necesidad y urgencia publicado, el dinero para concretar la primera etapa de la obra saldrá del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses y otra parte será puesto por la empresa a la que se le adjudique el proyecto. El tema es que la economía argentina está en un grave momento de crisis y los capitales privados no están muy interesados en invertir, así que es de dudosa credibilidad esta explicación del Gobierno Nacional. El gasoducto también favorecería a la petrolera de Techint que posee grandes problemas para transportar el gas que explota en la cuenca neuquina. Recordemos que el CEO de esta compañía, Paolo Rocca, tuvo un conflicto con Cambiemos por el recorte de subsidios y el Estado argentino fue demandado. Entonces, fuentes del sector adelantaron anteriormente que podía llegar a producirse un acuerdo de estas características entre ambas partes para evitar el juicio. Tal apuro por concretar obras ambiciosas en tiempos de vacas flacas y sin cumplir con los pasos correspondientes, hace rememorar a la misma actitud que tiene el gobierno de Mendoza que quiere empezar con la licitación de la represa Portezuelo del Viento sin que se haya hecho un estudio de impacto ambiental integral de la cuenca. El único estudio realizado incluyó solamente la parte del territorio cuyano, así que no se sabe con precisión los perjuicios que ocasionaría la presa aguas abajo. Por algo Nación y Mendoza son socios políticos, porque actúan improvisando y aprovechando las circunstancias electorales sin medir las consecuencias a futuro.