Descubrieron el origen del mal de Parkinson

Descubrieron el origen del mal de Parkinson

El hallazgo otorga la posibilidad de tratar la enfermedad con mayor prevención.

La enfermedad de Parkinson se origina en las células intestinales que van desde las neuronas hacia el cerebro del cuerpo, afirmó un estudio realizado por el hospital universitario “Johns Hopkins” de Estados Unidos. Este avance posibilita que ahora se pueda conocer con mayor precisión el rol que cumple el intestino en el proceso del Parkinson y así se podrá estudiar la evolución de la patología desde un comienzo. Este logro científico, como casi todos los que se hacen, no fue fácil ni ocurrió de un día para el otro. Las observaciones fueron iniciadas en el 2003 por un neuroanatomista alemán llamado Heiko Braak, quien descubrió que las personas que padecen este mal presentaban concentraciones de alfa sinucleína en las regiones del sistema nervioso central que regulan los intestinos. La acumulación de esta alfa sinucleína en las neuronas cerebrales produce muerte neuronal y pérdida de sustancia negra, además de que deja como secuela la aparición de agregados tóxicos. A raíz de esto es que la persona afectada pierde la capacidad de moverse, pensar y regular sus emociones. La nueva investigación buscaba comprobar si las alfa sinucleínas podían extenderse a través del nervio vago, que va desde el estómago y el intestino delgado hasta el cerebro. La metodología que usaron consistió en inyectar los intestinos de roedores sanos con 25 miligramos de esta proteína y luego analizaron las transformaciones de sus tejidos cerebrales un mes, tres, siete y diez meses después. En ese lapso observaron que las alfa sinucleínas se desparramaban hacia todos las regiones del cerebro por medio del nervio vago. Ante esto, decidieron probar cortando dicho nervio y descubrieron que así los roedores intervenidos quirúrgicamente no presentaban signos de muerte cerebral ni rastros de agregados tóxicos. Tal hallazgo abre una posibilidad esperanzadora para empezar a tratar del mal de Parkinson porque se trata de una nueva forma de intervenir en el desarrollo temprano de la enfermedad. Esta patología es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente, después del mal de Alzheimer. Las estimaciones oficiales indican que en Argentina afecta a más de 90.000 personas y en los últimos años se vienen incrementando los casos de hombres y mujeres menores de 50 años que padecen esta afección.