Cornejo está más preocupado por La Pampa que por la crisis

Cornejo está más preocupado por La Pampa que por la crisis

Los gobernantes mendocinos no solo le niegan agua a nuestra provincia sino que también ahora quieren decidir sobre nuestra democracia.

El Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, no le alcanza con proseguir el despojo del río Atuel que viene realizando su provincia en detrimento de La Pampa hace más de 70 años. Ahora también quiere entrometerse en los asuntos políticos pampeanos. El radical salió a decir, en sintonía con el Gobierno Nacional al cual él pertenece, que no tiene sentido llevar a cabo las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en las jurisdicciones donde no habrá “competencia interna” y propuso que sean suspendidas. Acertadamente el Gobernador Carlos Verna salió a responderle con argumentos de sobra. “Cornejo no se cansa de despreciar nuestros derechos. Primero nos deja sin agua a los pampeanos, y ahora nos quiere dejar a todos sin PASO. Con lo que cuesta un día de interés de la deuda que su Gobierno Nacional generó, alcanza para sostener esta herramienta de la democracia”, expresó el primer mandatario pampeano en su Twitter oficial. Funcionarios de Nación, días atrás, ya habían deslizado la idea de suspender las elecciones primarias y pusieron como razón que se gastarán alrededor de $4.000 millones en algo que servirá como “una gran encuesta nacional”. El tema es debatible, pero hace ruido que justo ahora el oficialismo salga a querer imponer esta iniciativa, cuando las encuestas los dan como perdedor. Quizás quieran ganar tiempo hasta octubre para poder hacer más publicidad de supuestas obras inauguradas y lograr repartir más fondos estatales entre la población. Sin embargo la profundidad de la crisis hace difícil que en un par de meses se pueda remendar todo el desastre cometido. Entre marzo de 2018 y marzo de 2019 se perdieron 268 mil empleos registrados, según un estudio de la Universidad Nacional de Avellaneda; esto representa un puesto laboral perdido cada dos minutos. Tales cifras demuestran que hay problemáticas más urgentes en el país, así que Cornejo y compañía deberían preocuparse más por la desocupación que mirar al vecino de al lado y decirle qué hacer. O por lo menos proponer cómo invertirían esos $4.000 millones que ahorrarían si no hay PASO.