De a poco van despertando

De a poco van despertando

Ambientalistas de Río Negro le manifestaron al gobernador Weretilneck su disconformidad con que Mendoza maneje la represa Portezuelo del Viento.

Los integrantes de la Fundación Patrulla Ecológica de Catriel aprovecharon que el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, estaba presente en el acto por el 120º Aniversario de esa localidad y le expresaron su descontento con que Mendoza construya Portezuelo del Viento y la maneje a su antojo. “Sr. Gobernador, Portezuelo nos deja sin agua”, decía la bandera que portaba el grupo frente al palco en que se encontraban las autoridades. La presidenta de la entidad, Silvia Areco, declaró a la prensa local que su intención es “comenzar a juntarnos con la comunidad de 25 de Mayo (La Pampa), trabajar de manera conjunta y hacer los reclamos pertinentes, de forma legal y a través de las vías que corresponden”. La mujer agregó que el objetivo de su acción era visibilizar la problemática y admitió que se sorprendieron con la respuesta del público presente en el acto, porque le manifestaron su apoyo y aplaudieron cuando pasaban con la bandera. Este tema viene siendo trabajado desde el año pasado entre vecinos de Catriel y 25 de Mayo que ya han consumado algunas reuniones conjuntas. Y el reclamo hecho por la Fundación días atrás sirvió, ya que Weretilneck los recibió y escuchó lo que tenían para decirle. Portezuelo del Viento es una central hidroeléctrica que Mendoza planea construir al sur de su territorio, sobre el río Grande. Este río es el principal afluente del río Colorado por lo que cualquier cambio en su caudal o calidad de su agua repercutirá también en las poblaciones que habitan hacia abajo de ese curso, donde hay tanto pampeanos, como rionegrinos, neuquinos y bonaerenses. Es decir, nadie se opone a que la represa se construya, siempre y cuando se hagan los estudios de impacto ambiental de manera correcta y el manejo de la misma no quede solamente en manos de Mendoza, sino que sea compartido por todas las provincias que forman parte de la cuenca. Lamentablemente los gobernantes mendocinos no tienen un buen historial en esta área porque siempre hicieron lo que quisieron con los ríos interprovinciales. El ejemplo más claro para La Pampa es el despojo que viene sufriendo del Atuel hace décadas. Los representantes gubernamentales pampeanos son los únicos que se han opuesto en el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) a que Mendoza decida unilateralmente sobre Portezuelo. Las autoridades de Neuquén, Río Negro, Buenos Aires y Nación han sido cómplices de la actitud de nuestros vecinos cuyanos y apoyan la iniciativa. Esperemos que más habitantes de otras jurisdicciones tomen el ejemplo de la Fundación Patrulla Ecológica de Catriel y reclamen a sus gobernantes que tomen cartas en el asunto a favor de los intereses sociales y no de los políticos. La lucha de organizaciones ambientalistas, sociales, del Gobierno de La Pampa y de todo el pueblo pampeano en general es un buen camino para a seguir por aquellos que quieran pelear por su derecho humano al agua.