Los peligros del nuevo Procrear

Los peligros del nuevo Procrear

La inscripción fue habilitada ayer viernes y estará abierta hasta el 14 de julio. El sistema UVA y la inflación en el centro del análisis.

El Gobierno Nacional presentó el relanzamiento del programa Procrear, que fuera creado durante el kirchnerismo, y especificó las condiciones para poder acceder al mismo. Aunque los requisitos no son tan privativos, existen ciertos puntos que deben ser tenidos en cuenta a la luz de la realidad económica. La iniciativa tendrá un esquema compuesto por una parte de ahorro, que será aportada por el beneficiario y deberá ser como mínimo del 10% del valor de la vivienda a comprar, otra de subsidio no reembolsable, que otorgará el Estado nacional, y una de crédito, que correrá por cuenta del Banco Nación, Provincia de Buenos Aires o Ciudad de Buenos Aires. La alerta está en que los créditos hipotecarios serán dados en unidades de valor adquisitivo (UVA) y con un plazo de hasta 30 años para ser devueltos. En los últimos dos años, los deudores hipotecarios UVA, de distintos lugares de Argentina, enfrentaron una suba en la cuota que llegó a ser del 100%, o sea, el monto que pagan mensualmente se duplicó. Por citar un ejemplo, en Córdoba propietarios de este tipo de créditos se están organizando para reclamar por el incremento descontrolado. Las personas decidieron hacer un planteo ante entidades bancarias oficiales y denuncias judiciales por “publicidad engañosa e información desleal”. Una de las abogadas que asesora a esta gente desesperada por su situación, reconoció que les recomendó que no miren su home banking porque en algunos casos el capital adeudado llega a crecer entre $10.000 y $15.000 por día. Sucede que el valor de los UVA está atado a la inflación, que es una problemática económica que no ha podido ser solucionada por Nación. Al igual que en la gestión nacional anterior, el programa Procrear es una muy buena idea pero está orientado, debido a los requisitos que impone, a la clase media. Eso deja entrever que este resurgimiento del plan en épocas preelectorales busca cooptar el voto de este sector social tan cambiante. Por otro lado, la diferencia es que el Procrear actual sirve únicamente para la compra de bienes inmuebles, ya sean nuevos o usados, pero no para que las familias puedan construir su vivienda a gusto y placer. De esta manera, no se moviliza a la actividad de la construcción, que viene atravesando una grave situación financiera por la falta de obras públicas.