Una cosecha de maíz y un salario mínimo históricos

Una cosecha de maíz y un salario mínimo históricos

El sector agrícola traería elevados recursos económicos al Estado, es menester que eso se invierta en equilibrar la balanza social.

El último reporte mensual de la Bolsa de Rosario estima que la cosecha de maíz batirá récord y alcanzará las 50,5 millones de toneladas. El pronóstico de junio subió en 2 toneladas, respecto al realizado en mayo pasado. Según los especialistas, estas predicciones confirman el rinde nacional récord de 85,9 quintales por hectárea. Por otro lado, y al mismo tiempo, el salario de los argentinos sigue en caída libre. Un estudio del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda demostró que el salario mínimo, vital y móvil de nuestro país, cayó del primer al séptimo puesto a nivel regional en solo tres años. En números concretos, el sueldo básico de los trabajadores de nuestro país descendió un 51,1% entre fines de 2015, cuando era de 580 dólares, y la actualidad, que es de 271 dólares. Si se toma la depreciación sufrida por el peso argentino entre marzo de 2018 y marzo de 2019, el estudio afirma que fue una de las peores (-51,1%). Así, nuestra nación se ubica solo por encima de Venezuela en el plano sudamericano, cuya merma de su moneda fue del 120.780% en el mismo período. Por simple razonamiento de sentido común, estos datos de la realidad llevan a pensar que hay unos pocos que les está yendo bien con este modelo económico, y que son aquellos que poseen grandes extensiones de tierra para cultivar y cosechar, y aquellos que se dedican a comercializar esa producción. Pero en nuestro país también hay personas que viven de su fuerza de trabajo, y a esos no les está yendo para nada bien. De hecho, cada día tienen menos y sufren más. Si la cosecha gruesa de maíz será tan histórica como se pronostica, nuestro dirigentes podrían sacar un poco el pie de arriba del acelerador del ajuste y orientar medidas políticas para que la repartición de la torta de la riqueza sea un poco más equitativa. Si seguimos teniendo un país con recursos donde ganan unos pocos y el resto la ve pasar, estamos volviendo al pasado y siendo más de lo mismo.