Brasil y Argentina en busca del “peso real”

Brasil y Argentina en busca del “peso real”

Los dos países sudamericanos estarían en tratativas para lograr una moneda común.

La visita de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, a nuestro país no está pasando para nada desapercibida. Las marchas organizadas por ciudadanos que se manifestaron en su contra, la camiseta de la Selección brasilera de fútbol que le dio como regalo a Macri (que incluía el apellido del mandatario argentino y el número 10 estampados) y el apoyo a las medidas de ajuste que implementa nuestro Gobierno Nacional son algunos de los actos resaltados que viene dejando. A todo eso ahora hay que sumar la posible iniciativa de que ambos países tengan una moneda común que se llamaría “peso real”. La idea fue deslizada por el Ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, en un encuentro que se realizó ayer jueves en un hotel porteño, según declararon algunos empresarios y funcionarios. Sin embargo, representantes de ambas naciones habrían aclarado que el tema es para empezar a trabajarlo muy a futuro. “Brasil y la Argentina están expuestos a los mismos shocks externos. Sus monedas se mueven muy correlacionadas, en relación a los vaivenes de la política de Estados Unidos y de los movimientos de los precios de los commodities. Tenemos mucho comercio bilateral y a veces los shocks monetarios de una economía o de la otra impidieron profundizar más en lo comercial, ya que una queda más competitiva que la otra”, explicaron fuentes del Ministerio de Hacienda de Nación, que conduce Nicolás Dujovne, al diario La Nación. El problema de tener una moneda común es que se podría llegar a cometer un error que ya sucedió en el pasado. Este objetivo ya fue planteado por el Mercosur en su nacimiento, pero la descoordinación macroeconómica entre los dos países impidió que se lograra. Además, el propio Guedes es muy crítico del Mercosur. Actualmente, las diferencias en las economías de Brasil y Argentina siguen siendo muy marcadas e, incluso en niveles peores a los de la década del ´90. Un ejemplo bien concreto es el problema de la inflación, que en Argentina fue del 47,6% en todo el 2018, mientras que en Brasil llegó solamente al 3,75%. Entonces, las autoridades nacionales de nuestro país, que tanto reniegan de no volver al pasado, estarían analizando de cometer una grosera equivocación de años atrás porque resulta inviable imaginar una modificación monetaria en las circunstancias económicas actuales de la Argentina.