Un parche sobre ruedas

Un parche sobre ruedas

El plan de subsidios para el sector automotriz que lanzó el Gobierno Nacional no termina de convencer a las concesionarias.

La venta de automóviles 0KM cayó un 56% en la medición interanual hecha por la Asociación de Concesionarios de la Argentina (ACARA). En números concretos la cuenta es así: en mayo de 2018 se vendieron 83.000 unidades, mientras que en mismo mes de este año esa cifra apenas superó las 36.000. Encima, los precios de los vehículos aumentaron un 20% entre enero y mayo de 2019. Ante esta situación, el Gobierno Nacional lanzó un plan llamado “Junio 0KM” que consta de otorgar subsidios a la industria para que puedan vender autos a precios más accesibles. La iniciativa estará vigente menos de un mes, del 5 al 30 del mes corriente. Sin embargo, por ahora todo es una nebulosa. Las concesionarias todavía esperan que las automotrices indiquen qué modelos entran en la promoción, y los actores del sector ya se animan a definir la maniobra oficialista como un paliativo cuyo éxito depende exclusivamente de las elecciones. Si no se producen modificaciones relevantes en la política económica, no les queda otra que esperar hasta después de los comicios para ver qué sucede con su parte comercial. La información dada por Nación es escasa, se quejan desde las entidades automotrices. Lo único confirmado es que los vehículos que hoy cuestan hasta $750 mil se venderían con descuentos de 50 mil pesos mientras que los que cuestan más de $750 mil apreciarían recortes de hasta 90 mil pesos. Asimismo, el directivo de ACARA, Rubén Beato, reconoció que las expectativas son moderadas y que “el mercado está bastante alterado”. Agregó que “está todo muy confuso fundamentalmente para el comprador que a la hora de invertir está más precavido que nunca”. En esa dirección, también señaló que la iniciativa no tiene en cuenta que la gente perdió la capacidad de ahorro porque el dinero que gana no le alcanza, y en esta coyuntura sería mejor un programa de créditos que uno de descuento porque los clientes no tienen para pagar el resto del valor de un auto. “Es un aliciente que puede funcionar pero la gente está muy pendiente de las elecciones. No es muy importante porque no se sabe qué va a pasar en noviembre, así que no esperamos que tenga impacto”, expresó un consultor especializado del rubro. En ese contexto, afirmó que el Gobierno Nacional “se equivoca” y marcó las diferencias entre este plan automotriz y el programa Ahora 12: “un auto es muy complejo y demanda una proporción del ingreso mucho más importante”. En concreto, lo que la ciudadanía está tratando de hacer es esperar para ver si en algún momento se puede vislumbrar hacia dónde va el rumbo del país y especula si cambia su vehículo ahora o espera al año que viene.