A vender carne

A vender carne

Brasil suspendió sus exportaciones hacia China por problemas sanitarios y es una oportunidad inmejorable para la carne argentina.

El gobierno de Brasil informó ayer lunes que decidió suspender sus envíos de carne vacuna hacia China debido a que detectó que uno de sus animales en el Mato Grosso estaba infectado con el conocido “mal de la vaca loca”. La medida brasilera es de forma preventiva, para evitar cualquier inconveniente con el gigante asiático, quien en su principal comprador. Únicamente durante el año pasado, los chinos adquirieron el 40% de las exportaciones cárnicas de Brasil. Este parate es una oportunidad inmejorable para la carne vacuna argentina que en circunstancias normales corre con desventaja respecto a la producción del país vecino. Como explicó el periodista agropecuario Walter García a Guía en La Pampa, la presión impositiva del Estado brasilero es mucho menor a la que sufren los productores argentinos. En números es casi la mitad: en Argentina, un 60% de lo obtenido se va en impuestos, mientras que en Brasil ese porcentaje alcanza hasta poco más del 30%. Así se hace muy difícil lograr que los chinos prefieran nuestra carne, obviamente porque los brasileros pueden venderla más barata a la suya. Actualmente existen 30 frigoríficos nacionales autorizados para exportar hacia China, según un artículo del diario Ámbito Financiero. Los asiáticos son el destino del 56% de los productos cárnicos que comercializan al exterior dichos frigoríficos. Por otro lado, Argentina presenta un limitante actual que le impide crecer en su cantidad de ventas al mercado externo: el stock bovino y la producción que no logra recuperarse. El mismo García detalló que hace aproximadamente 10 años se perdieron 10 millones de animales del stock y todavía no se pudo recuperar esa diferencia. Había 60 millones, se descendió a 50 y hoy en día el total es de 54 millones. Siendo así, desde el sector destacaron la oportunidad que se presenta pero adelantaron que el aprovechamiento sería muy acotado porque la oferta del producto es escasa. Todo se definirá en los próximos días, que serán claves para el mercado mundial de carnes, y durante los cuales los frigoríficos argentinos observarán con expectación.