Los políticos se pelean, y la gente en el medio

Los políticos se pelean, y la gente en el medio

Se acerca el tiempo de las definiciones electorales y mientras los dirigentes discuten quien va con quien, la sociedad sigue sufriendo la inflación y la falta de trabajo.

El próximo 12 de junio vence el plazo para la presentación de alianzas electorales de cara a las elecciones que tendrán su primera parada el 11 de agosto, en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Posteriormente, el 27 de octubre, se realizarán las elecciones generales para presidente y legisladores nacionales y, si es necesario, se culminará con un ballotage el 24 de noviembre. Pero en todos esos meses seguirán ocurriendo problemas que afectan la cotidianeidad de los argentinos, aunque en estos momentos a nuestros dirigentes políticos parece importarles poco y nada los padeceres de la ciudadanía y se preocupan más por conseguir su futuro puesto. Roberto Lavagna confirmó que competirá por fuera del espacio Alternativa Federal y luego del “retiro” en el que participó el viernes pasado junto a su equipo técnico y gente de confianza, celebraron la decisión de “seguir construyendo por el camino del medio”. Por otro lado, las diferentes vertientes del PJ, e incluso el mismo Cambiemos, siguen tironeando por Sergio Massa. El tigrense tiene probabilidades de ir con Alternativa Federal o con el kirchnerismo, principalmente. Por ello, el macrismo amenaza con prohibir las colectoras en provincia de Buenos Aires, a pesar de que fueron ellos quienes las habilitaron mediante un decreto. La intención sería que pueda ir también en la boleta de María Eugenia Vidal y así evitar que se alíe con Unidad Ciudadana. Al mismo tiempo, Marcos Peña y Jaime Durán Barba intentaron aquietar los rumores que propulsan a Vidal como candidata a presidenta. Organizaron una cumbre en Olivos donde bajaron línea a los jefes de campaña del PRO para unificar el discurso en pos de “defender el cambio” y alinear a todos detrás de la reelección de Macri. Mientras todas estas negociaciones y conversaciones ocurren, la sociedad argentina sigue sufriendo niveles inflacionarios que baten récords, más de 268 mil trabajadores registrados perdieron su fuente laboral solo en el mes de marzo, y muchas personas que habían sacado un plan de ahorro para comprar un auto o un crédito para adquirir una vivienda, ya no saben qué hacer para poder pagarlos. Todo eso sin contar que los pobres siguen aumentando, las inversiones extranjeras siguen sin llegar, y los jubilados, docentes y científicos siguen sin cobrar un sueldo digno. Los máximos responsables políticos de solucionar estos problemas están más concentrados en ubicarse para el próximo período de gobierno que en brindar respuestas a estas graves situaciones que aquejan al país. Se lanzan críticas entre ellos, pero ninguno hace una propuesta efectiva que convenza a los argentinos.