El misterioso accionar de la Justicia argentina

El misterioso accionar de la Justicia argentina

La política, las elecciones, los intereses, las conveniencias, las especulaciones, todo sirve a la hora de influir sobre el poder encargado de impartir justicia.

La justicia argentina está muy lejos de ser independiente y eso ocurre no desde ahora sino hace incontables años, lamentablemente. El tema resurge porque recientemente se acaba de entablar una nueva polémica entre el papel de los jueces y los funcionarios del Poder Ejecutivo. La Corte Suprema pidió el expediente del caso que tiene imputada a la ex presidenta Cristina Fernández, al ex ministro Julio De Vido y detenido al empresario Lázaro Báez por presunto direccionamiento en la obra pública durante el anterior gobierno. Como la solicitud de la Corte podría llegar a retrasar el juicio pautado para el 21 de mayo, algunos funcionarios de Cambiemos, entre ellos Germán Garavano, Pablo Tonelli y Laura Alonso, salieron a hacer declaraciones en los medios masivos para criticar al máximo tribunal y meter presión. Pues parece que sirvió porque los magistrados adelantaron hoy que analizarían los 50 cuerpos de la causa con celeridad y además porque el presidente del Tribunal Oral Federal Nº2 que tiene a cargo el caso, ayer dijo que el juicio estaba suspendido y hoy expresó lo contrario. El Poder Judicial en Argentina no se maneja según las leyes y los reglamentos, mucho menos a partir del sentido común, sino que más bien obedece a los poderes políticos y se mueve según para donde sople el viento. Cualquier persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Es obvio que el Gobierno Nacional quiere que se realice el juicio contra Cristina antes de las elecciones para tener una foto que le sirva en la campaña, pero también es real que si la senadora se presenta y prueba su inocencia puede llegar a ser un gran revés para Cambiemos y un gran envión para su candidatura. La pregunta entonces es: ¿Por qué no se presenta? Ella pidió que se realice una auditoría sobre la obra pública en los 12 años de gestión kirchnerista pero los jueces no mandaron a hacerla, ¿Por qué? Por otro lado, está Lázaro Báez que al parecer habría aumentado su patrimonio un 12.500% entre los años 2012 y 2015. El empresario figura en el puesto 40 de los constructores que más obras realizaron durante el kirchnerismo, sería sensato que él explicara su acumulación patrimonial pero también deberían hacerlo aquellos que hicieron muchas más obras que él en el gobierno anterior, incluso algunos de ellos con relaciones amistosas con Mauricio Macri. Si la justicia no es igual para todos, no sirve demasiado. Por lo pronto, es muy difícil que eso pase. Es probable que haya condenados o absueltos, pero serán muchos más los que ni siquiera serán juzgados, y eso es lo grave de nuestro sistema judicial. Los oscuros factores que actúan detrás de todo este andamiaje son totalmente desconocidos para el común de la gente, solo unos pocos beneficiados saben realmente cómo funciona todo. Los lectores de Guía en La Pampa tienen la palabra…