Reunión entre sindicatos y el FMI

Reunión entre sindicatos y el FMI

El representante del organismo internacional dijo que “lo peor ya ha pasado” y no tienen temor de una vuelta del kirchnerismo al poder.

Los dirigentes gremiales más importantes de la CGT, entre los que se destacan Julio Piumato, Héctor Daer, Carlos Acuña, Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez y Omar Maturano, estuvieron reunidos ayer lunes con una comitiva del FMI encabezada por el italiano Roberto Cardarelli. Según Rodríguez, el encuentro se concretó a pedido del organismo internacional y es la tercera vez que sucede. En las dos ocasiones anteriores la CGT habría expresado su desconfianza en el plan económico que el FMI le hace aplicar al Gobierno Nacional, y esta vez los sindicalistas habrían llevado datos reales para mostrar los magros resultados obtenidos en cuanto a inflación, empleo y actividad económica. Por su parte, el FMI manifestó una visión distinta de la realidad y adelantó que no cambiará su posición por más que haya cambio de presidente. Igualmente, desde la CGT no propusieron romper relaciones con el Fondo e incluso sostuvieron su idea de renegociar la deuda, que hasta el momento para lo único que sirvió fue para financiar la fuga de capitales. “Tuvimos una reunión muy útil, como las otras veces. Hemos hablado de los problemas de la economía como la inflación y el crecimiento. Lo peor ya ha pasado y el crecimiento va a aparecer en los próximos meses. El primer trimestre no fue tan malo como se podía esperar”, declaró Cardarelli al salir de la reunión. Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que Cristina Fernández vuelva a ganar las elecciones presidenciales en octubre, el emisario del FMI respondió que no tienen “ningún temor a la vuelta del kirchnerismo, estamos mirando cómo hacer el trabajo técnico”. Por otro lado, la CGT reunirá a su Consejo Directivo hoy martes y allí se podría llegar a decidir la realización de un nuevo paro nacional para reclamar por los incumplimientos de Cambiemos respecto a la implementación de un mecanismo que congele los despidos y al no depósito de los fondos prometidos para las obras sociales sindicales.